Podcasts de historia

¿La Segunda Guerra Mundial lanzó el Movimiento de Derechos Civiles?

¿La Segunda Guerra Mundial lanzó el Movimiento de Derechos Civiles?

El movimiento de derechos civiles fue una lucha por la igualdad de derechos bajo la ley para los afroamericanos durante las décadas de 1950 y 1960. Siglos de prejuicios y discriminación alimentaron la cruzada, pero podría decirse que la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas fueron los principales catalizadores.

A. La cruzada de Philip Randolph contra la discriminación impulsó a Roosevelt a actuar.

El 6 de enero de 1941, el presidente Franklin D. Roosevelt pronunció un discurso sobre el estado de la Unión en el que destacó la necesidad de que Estados Unidos ayude a Europa a luchar contra la tiranía de Hitler.

Habló célebremente de Cuatro libertades para todos: libertad de expresión, libertad de culto, libertad sin necesidad y sin miedo. Fue una visión admirable, pero pocos negros estadounidenses de la época disfrutaban de verdadera libertad de cualquier tipo.

Mientras Estados Unidos se preparaba para la guerra, el líder de los derechos civiles A. Philip Randolph amenazó con organizar una marcha en Washington para protestar contra la segregación y discriminación en las fuerzas armadas y las industrias de defensa.

La amenaza atrajo mayor atención a las relaciones raciales y obligó a Roosevelt a emitir la Orden Ejecutiva 8802 que prohibía "la discriminación en el empleo de trabajadores en las industrias de defensa y en el gobierno por motivos de raza, credo, color u origen nacional".

VIDEO: Tuskegee Airmen

Los estadounidenses negros sirvieron admirablemente en la guerra.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 4.000 negros sirvieron en las fuerzas armadas. Al final de la guerra, ese número había aumentado a más de 1,2 millones, aunque el ejército seguía segregado.

Los afroamericanos sirvieron a su país con distinción: al principio, trabajaron como tropas de apoyo, pero a medida que aumentaban las bajas, muchos se convirtieron en soldados de infantería, aviadores, médicos e incluso oficiales.

Unidades totalmente negras o en su mayoría negras, como el 320 ° Batallón de Globos Antiaéreos, el 761 ° Batallón de Tanques y los aviadores de Tuskegee se abrieron paso a través de Europa y se ganaron la reputación de soldados valientes y honorables.

LEER MÁS: Cuando las enfermeras negras fueron relegadas para cuidar a los prisioneros de guerra alemanes

Sin embargo, según John C. McManus, Ph.D., Profesor Distinguido Curadores de Historia Militar de los EE. UU. En la Universidad de Ciencia y Tecnología de Missouri, “... con bastante frecuencia, los soldados negros se enfrentan a una discriminación y segregación desagradables durante las horas libres. en las ciudades militares, especialmente en el sur.

“Probablemente el ejemplo más famoso de esto fue cuando el teniente Jackie Robinson se negó a cumplir con la segregación de autobuses en Ft. Capucha. Muchos otros incidentes llevaron a enfrentamientos y violencia significativa y mucho activismo social. A veces, hubo disturbios entre soldados blancos y negros, incluso en el extranjero también ”.

Cuando los blancos en casa fueron a la guerra, los negros que quedaron atrás tuvieron acceso a trabajos de manufactura que antes no estaban disponibles para ellos. Aprendieron nuevas habilidades, se afiliaron a sindicatos y se convirtieron en parte de la fuerza laboral industrial.

La "Campaña Doble V" luchó por la victoria en casa y en el extranjero.

En 1942, el afroamericano James G. Thompson escribió una carta al Mensajero de Pittsburgh titulado "¿Debería sacrificarme para vivir medio americano?" que cuestionó si debía luchar por un país que lo discriminaba.

Thompson inició la campaña "Doble V" para animar a otros a luchar por la victoria y la libertad en el extranjero y en casa.

El lema de la doble V se impuso. “Al servir a su país, [los soldados negros] se ganaron un gran respeto por parte de blancos y negros justos por igual. Esto, a su vez, les dio una mayor voz política de la que podrían haber tenido de otro modo ”, dijo McManus.

Los veteranos negros encabezaron la carga por los derechos civiles de la posguerra.

Los negros regresaron a casa de la guerra a una vida de intolerancia e injusticia. “[Los negros] acababan de ayudar a destruir algunos de los regímenes más homicidas y racistas de la historia de la humanidad y, sin embargo, habían servido en una fuerza armada segregada por motivos de raza”, dijo McManus.

“Fueron víctimas del mismo tipo de opiniones racistas que habían animado a los enemigos de Estados Unidos. Esto no tenía ningún sentido y creó un imperativo moral poderoso para el cambio interno ".

La flagrante injusticia motivó a los negros y a los blancos sin prejuicios a luchar contra la discriminación. Muchos negros se mudaron a las grandes ciudades para encontrar trabajo utilizando las habilidades que habían aprendido en el ejército.

Otros se convirtieron en activistas de los derechos civiles y prestaron sus poderosas voces a organizaciones como la NAACP, CORE, el Consejo Regional de Liderazgo Negro y los Diáconos por la Defensa y la Justicia. En 1948, sus esfuerzos dieron sus frutos cuando el presidente Harry Truman emitió una orden ejecutiva para eliminar la segregación del ejército.

Según McManus, “la Segunda Guerra Mundial condujo a una explosión de reformas raciales, problemas que la Guerra Civil no logró resolver y que habían estado enconando durante casi un siglo. En mi opinión, la Segunda Guerra Mundial fue el evento más importante en la historia de Estados Unidos, en gran medida debido al cambio racial que ayudó a fomentar ”.


Derechos civiles: de la Guerra Civil a la Segunda Guerra Mundial

Introducción La causa de los derechos civiles, establecida con la firma de la Declaración de Independencia y a través de la Revolución Industrial, avanzó a un ritmo lento. A medida que se intensificaba la cuestión de la esclavitud y si el gobierno de Estados Unidos la permitiría en los estados fronterizos, la progresión de los derechos civiles para todos sus ciudadanos comenzó a ocupar un lugar central en el teatro estadounidense. Era de la guerra civil El tema de la esclavitud creó una división más profunda entre el norte y el sur a mediados del siglo XIX. De esa división, surgió la siguiente ola de derechos civiles para las minorías. Esclavitud. La gran mayoría de los sureños no podían permitirse un esclavo antes de la Guerra Civil. Los sureños pobres se enfrentaron a una competencia directa con mano de obra esclava más barata para obtener puestos de trabajo. Muchos pequeños agricultores se trasladaron al oeste en un intento de crear mejores oportunidades para ellos mismos. Los propietarios adinerados sabían que el gran sistema de plantaciones se marchitaría y moriría sin la esclavitud y, por lo tanto, estaban más inclinados a apoyar su existencia continua. Según los propietarios de las plantaciones, la esclavitud estaba justificada porque la economía del Norte y del Sur dependía de ella, y el 60 por ciento de las exportaciones del país provenían del algodón cultivado en el Sur. Otra justificación fue que los esclavos estaban mejor que los trabajadores de las fábricas del Norte en términos de condiciones de vida y de trabajo. La esclavitud también era de vital importancia para el mantenimiento del estilo de vida sureño gentil y amable. Raras fueron las voces sureñas que expresaron una visión negativa del impacto de la esclavitud sobre los trabajadores locales. La situación no carecía de paralelo en el norte. Allí, la mayor parte de la población estaba compuesta por agricultores y comerciantes, pocos de los cuales estaban expuestos directamente a la esclavitud. Su preocupación fundamental era económica, no moral. No querían competir contra el trabajo esclavo y estaban en contra de que las nuevas tierras occidentales se comprometieran con plantaciones gigantes. Los trabajadores del norte estaban dispuestos a tolerar la esclavitud tal como existía en los estados del sur, pero se opusieron a que se extendiera por los territorios. Los abolicionistas del norte, sin embargo, se opusieron a la expansión de la esclavitud en los territorios y también querían abolir su existencia en los estados del sur. Si la destrucción de la esclavitud significó el fin del sistema de plantaciones y la confusión económica resultante, que así sea. Aunque los abolicionistas eran la minoría de la opinión del Norte, sin embargo fueron persistentes y vocales, animados por su certeza de que la esclavitud era inmoral. Esas opiniones fueron expresadas por figuras tan destacadas como William Lloyd Garrison, Henry Ward Beecher y el fanático John Brown. El apoyo político provino de personas como Charles Sumner y Salmon P. Chase. Por lo tanto, en la década de 1850, se habían desarrollado dos culturas separadas, lo que avivó el fuego de la secesión. Proclamación de Emancipación. La Proclamación de Emancipación del presidente Abraham Lincoln el 1 de enero de 1863 liberó a los esclavos en los estados que aún luchaban en la Guerra Civil, pero no fue hasta la Decimotercera Enmienda de la Constitución que la esclavitud fue abolida en los Estados Unidos. No fue hasta que se ratificó la 14ª Enmienda que a los ciudadanos anteriormente esclavizados se les otorgó "igual protección" bajo la ley federal. Cuando se ratificó la 15a Enmienda, los ciudadanos estadounidenses ya no podían ser privados del derecho al voto por motivos de raza o género, pero no fue hasta 1920, cuando los estados ratificaron la 19a Enmienda, que a las mujeres se les permitió votar. Aunque la Proclamación de Emancipación había señalado la libertad de la población negra estadounidense durante la guerra, a los negros no se les permitió jugar en la recién formada Asociación Nacional de Jugadores de Base Ball. No fue hasta 1920, cuando nació la Liga Nacional Negra en Kansas City, Missouri, que los negros comenzaron a recibir atención pública. Grandes jugadores de béisbol estadounidenses como Willie Mays, Jackie Robinson, Hank Aaron y Leroy & # 34Satchell & # 34 Page empezaron en las Ligas Negras. No fue hasta que Jackie Robinson rompió la barrera del color de las Grandes Ligas en 1947 que los jugadores de béisbol negros comenzaron a ser reconocidos por su talento. A pesar de que Robinson, y los muchos otros que lo siguieron, llegaron a las listas de Grandes Ligas en 1947, la segregación persistió durante muchos años con jugadores negros alojados en diferentes hoteles y recibiendo salarios más bajos. Los jugadores negros soportaron hostilidad como correo de odio, amenazas de bomba e intentos de asesinato. En 1863, los futuros líderes del movimiento sufragista reunieron 300.000 firmas en una petición que exigía el fin de la esclavitud mediante una enmienda constitucional. La Liga Nacional de Mujeres Leales, bajo la dirección de Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony, presentó la petición al Senado de los Estados Unidos. Volverían al Senado años después exigiendo el derecho al voto de las mujeres. Cambio del siglo pasado Los períodos de Reconstrucción y el cambio del siglo XIX trajeron consigo los problemas de los derechos de la mujer y la integración de los negros en la sociedad en general.

Sufragio de las mujeres. A medida que más y más mujeres comenzaron a graduarse de la universidad, el tema del papel de la mujer en la sociedad comenzó a surgir a mediados del siglo XIX. Cuando a las delegadas de la Convención Mundial contra la Esclavitud en Londres no se les permitió participar en 1840, Lucretia Mott y Elizabeth Cady Stanton prometieron tener una convención sobre los derechos de las mujeres cuando regresaran a casa, pero no fue hasta 1848 cuando se celebró la primera convención sobre los derechos de las mujeres. tuvo lugar en la Wesleyan Chapel en Seneca Falls, Nueva York. Durante ese mismo año, la legislatura del estado de Nueva York aprobó una ley que otorga a las mujeres el derecho a retener las propiedades que poseían antes de casarse. Cuando la 14ª Enmienda fue ratificada en 1868, otorgando el sufragio a los ex esclavos negros masculinos, Anthony y Stanton se indignaron porque restringía explícitamente los derechos de voto a los "hombres". Hasta la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre el Minor contra Happersett caso dictaminó que el derecho de la mujer al voto y otros derechos políticos estaban bajo la jurisdicción de cada estado individual, solo los territorios de Wyoming y Utah habían otorgado el sufragio a las mujeres. Luego, para 1900, Utah, Colorado e Idaho habían otorgado a las mujeres el sufragio pleno. Después de otros 20 años, las mujeres estadounidenses recibieron el sufragio total en cada uno de los estados cuando se ratificó la Decimonovena Enmienda. Códigos de Jim Crow. A partir de la década de 1880, los códigos de Jim Crow vieron un amplio uso que sancionó la separación física de los negros de los blancos. Las leyes de Jim Crow en varios estados requerían la segregación de razas en áreas comunes como restaurantes y teatros. & # 34Jim Crow & # 34 originalmente se refería a un personaje negro en una canción antigua, y era el nombre de un baile popular en la década de 1820. El estándar & # 34 separado pero igual & # 34 establecido por la Corte Suprema en Plessy contra Ferguson (1896) prestó un alto apoyo judicial a la segregación. A pesar de que a los negros se les dio el derecho a votar en 1870 cuando se ratificó la 15a Enmienda, en la década de 1890, los negros tenían prohibido votar debido a obstáculos como los impuestos electorales, que los aspirantes a votantes negros tenían que pagar antes de su elección. y por las pruebas dadas por los registradores votantes con el poder de aprobar o reprobar las basadas en su carrera. Cuando estos métodos no fueron suficientes, el gobierno de la mafia blanca, como el motín de Wilmington de 1898, dejó en claro a los negros que no eran ciudadanos de pleno derecho en el sur. Inmigración china. Desde la fiebre del oro hasta la década de 1870, una gran migración de trabajadores varones, en su mayoría solteros, llegó a San Francisco y al oeste de Estados Unidos debido a las dificultades provocadas por las inundaciones en China. En respuesta a las quejas de los californianos que estaban resentidos por la competencia de una mano de obra barata o que eran puramente racistas, el Congreso aprobó la Ley de Exclusión China de 1882. Una fuerte desviación de la política de inmigración abierta tradicional de Estados Unidos, la ley fue la primera medida de inmigración racialmente restrictiva de la nación. Como resultado, la población estadounidense de origen chino se redujo de 26.000 en 1881 a 11.000 en 1920. La mayoría de los estadounidenses de origen chino fueron segregados en áreas como el barrio chino de San Francisco hasta finales de la década de 1940. No fue hasta que China se convirtió en un aliado de Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial, que se derogó la Ley de Exclusión China. La inmigración continuó a paso de tortuga durante muchos años. Durante los años de la Guerra Fría, las tensiones entre los dos países a menudo alcanzaron un punto álgido. China, que contiene la población más grande del mundo, ha recibido recientemente el estatus de "nación más favorecida" de Estados Unidos. NAACP. Organizada por primera vez por un grupo de activistas birraciales en 1909, la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) es la organización de derechos civiles más antigua de Estados Unidos. En oposición directa a la creencia de Booker T. Washington de que los negros deberían aceptar la segregación, inicialmente buscó educar a los blancos sobre la necesidad de la igualdad racial. Con ese fin, lanzó el Crisis, una revista editada durante 25 años por el intelectual y líder negro W.E.B. DuBois. Después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictó su "fallo por separado pero igual", la NAACP trabajó para demostrar que las instalaciones separadas, proporcionadas a los estudiantes negros, no eran iguales a las de los blancos. Un estudio realizado en 1937 reveló que el gasto escolar en los alumnos del sur era de 37,87 dólares por alumno blanco, en comparación con 13,08 dólares por alumno negro. Lanzaron cinco demandas de desegregación en diferentes estados. La NAACP también trabajó diligentemente por las leyes contra los linchamientos. Un resurgimiento del Ku Klux Klan a mediados de la década de 1920 resultó en un aumento de los azotes públicos, los tarritos y las plumas y los linchamientos en muchas partes del país. En una reunión de 1934 entre el presidente Franklin D. Roosevelt y el líder de la NAACP, Walter White, que fue orquestada por la primera dama Eleanor Roosevelt, se discutió el importante tema de la legislación contra los linchamientos. Si bien se lograron algunos avances, era difícil mirar la situación racial en Estados Unidos antes de la Segunda Guerra Mundial y ser optimista. Franz Boas, un antropólogo que fue uno de los primeros en desacreditar el concepto de raza como medio para clasificar a los humanos, comentó en 1921:


Cómo la Primera Guerra Mundial plantó las semillas del movimiento de derechos civiles

A principios de abril de 1917, cuando el presidente Woodrow Wilson se dirigió a una sesión conjunta del Congreso que buscaba ingresar a los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, instó al & # 8220mundo debe hacerse seguro para la democracia & # 8221 A. Philip Randolph, el co -fundador de la revista afroamericana El mensajero, replicaría más tarde en sus páginas, & # 8220 Preferiríamos hacer que Georgia fuera segura para los negros. & # 8221

El debate sobre la democracia y a quién sirvió en Estados Unidos fue fundamental para la experiencia de los negros durante la Gran Guerra. Se esperaba que los afroamericanos fueran al extranjero a luchar, a pesar de que se les negaba el acceso a la democracia, se les trataba como ciudadanos de segunda clase y se les sometía a constantes agresiones y violencia en casa.

Randolph estaba en desacuerdo con otros líderes como W.E.B. Du Bois, que vio la guerra como una oportunidad para que los afroamericanos demostraran su patriotismo y que esperaba que fueran mejor tratados después de su regreso a casa. Escribiendo en la revista NAACP & # 8217s La crisis, Du Bois pidió a los afroamericanos que & # 8220 olviden nuestras quejas especiales y cierren nuestras filas hombro con hombro con nuestros propios conciudadanos blancos y las naciones aliadas que luchan por la democracia & # 8221.

Esta tensión enmarca el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana & # 8217s nueva exposición, & # 8220 We Return Fighting: World War I and the Shaping of Modern Black Identity & # 8221 Centrándose tanto en soldados como en civiles, el extenso espectáculo explora las experiencias. y sacrificios de afroamericanos durante la guerra, y cómo sus luchas por los derechos civiles se intensificaron después. & # 8220La Primera Guerra Mundial fue un evento transformador para el mundo & # 8221, dice el curador invitado Krewasky Salter, que organizó la exposición, & # 8220, pero también fue una experiencia transformadora para los afroamericanos & # 8221.

En desacuerdo con otros líderes de la época, A. Philip Randolph, estaba en contra de los afroamericanos que servían en la Primera Guerra Mundial. (Biblioteca del Congreso, División de Impresiones y Fotografías, A. Philip Randolph Papers)

Más de cuatro millones de estadounidenses sirvieron en la Primera Guerra Mundial, y casi 400,000 de ellos eran afroamericanos. La mayoría de los soldados negros fueron asignados a unidades y batallones de Servicios de Abastecimiento (SOS), donde se encargaron de recuperar y volver a enterrar a los soldados estadounidenses muertos, construir carreteras y ferrocarriles y trabajar los muelles, entre otras tareas exigentes. El trabajo ingrato de estas tropas fue esencial para la operación y el éxito final de las Fuerzas Expedicionarias estadounidenses.

& # 8220Si bien los logros de SOS & # 8217 fueron impresionantes & # 8212 y esenciales & # 8212, el ejército estadounidense siguió siendo mucho menos eficiente y efectivo de lo que hubiera sido si hubiera permitido que más soldados negros sirvieran en combate, & # 8221 Salter escribe en el libro de acompañamiento de la exposición de el mismo título. & # 8220Los logros de los soldados afroamericanos que vieron la batalla dejan este punto muy claro. & # 8221 Los miembros del 369 ° Regimiento de Infantería, que pasaron más días en trincheras de primera línea que otros equipos estadounidenses, recibieron elogios por su valentía.

Aunque lucharon por la misma causa, los afroamericanos enfrentaron el racismo y la discriminación de los oficiales y soldados blancos. La crueldad y la falta de respeto dejaron su huella en militares como el teniente Charles Hamilton Houston, una de las nueve luminarias negras que destaca la exposición y cuyo revólver, diario y reloj se exhiben.

Regresamos a la lucha: la Primera Guerra Mundial y la formación de la identidad negra moderna

Regresamos luchando recuerda a los lectores no solo el papel central de los soldados afroamericanos en la guerra que primero convirtió a su país en una potencia mundial. También revela la forma en que el conflicto moldeó la identidad afroamericana y dio leña a sus esfuerzos de larga data para exigir derechos civiles plenos y poner en juego su lugar en el panorama cultural y político del país.

Después de la guerra, Houston se propuso garantizar que las generaciones futuras de soldados negros no sufrieran de la misma manera. Asistió a la Facultad de Derecho de Harvard y más tarde se convirtió en el decano de la facultad de derecho de la Universidad de Howard, donde enseñó y dio forma a la próxima generación de abogados negros, incluido Thurgood Marshall. Y en 1934, escribe Salter, Houston se enfrentó al jefe de personal del Ejército de los EE. UU., General Douglas MacArthur, por el racismo sistémico en el ejército y la falta de puestos de oficial en el ejército regular para los afroamericanos. & # 8221

El final de la guerra en noviembre de 1918 marcó el momento de la verdad para Du Bois y la esperanza de que los afroamericanos fueran bienvenidos y mejor tratados en los Estados Unidos. Un diario de la exposición comparte la emoción de una joven por asistir al desfile de soldados negros, pero la realidad se estableció. Se demostraría que Du Bois estaba equivocado: la igualdad de derechos no se extendió a los afroamericanos y la violencia contra los afroamericanos que había precedido al la guerra continuó y empeoró después de su final. La violencia de la mafia en más de 36 ciudades de todo el país y que duró de abril a noviembre de 1919 se ganó el apodo de & # 8220The Red Summer & # 8221 por la sangre derramada por afroamericanos, incluidos 12 veteranos que perdieron la vida por linchamientos durante ese período. . De manera similar a las represalias que siguieron a la Reconstrucción, la era de la posguerra se definió por la reacción violenta y el resurgimiento del Ku Klux Klan.

Ike Sims de Atlanta, Georgia, tuvo once hijos en la Primera Guerra Mundial (Archivos Nacionales 165-WW-127-91)

En 1919, Du Bois, castigado y fortalecido por lo que presenció durante y después de la guerra, comprendió la lucha sostenida que tenía por delante. & # 8220Cantamos: Este país nuestro, a pesar de todo lo mejor que ha hecho y soñado el alma, es todavía una tierra vergonzosa, & # 8221 escribió en La crisis. & # 8220 ¡Abran paso a la democracia! Lo salvamos en Francia y por el Gran Jehová, lo salvaremos en los Estados Unidos de América, o sabremos la razón. & # 8221

Los años que siguieron al final de la guerra estuvieron marcados por la reacción de los blancos y la resistencia de los negros. En el programa se exhibe una imagen icónica de resistencia: la pancarta de la NAACP & # 8217s que declara & # 8220A Man Was Lynched Yesterday & # 8221. De 1920 a 1938, se colgó fuera de las oficinas de la organización & # 8217 en Nueva York para anunciar cada linchamiento. Si bien se desconoce el número total, al menos 3.400 africanos estadounidenses fueron linchados en el siglo que siguió al final de la Guerra Civil.

La era también dio lugar a una nueva identidad & # 8212la del & # 8220New Negro & # 8221 mencionado y escrito en Randolph & # 8217s El mensajero en contraste con el & # 8220Old Crowd Negro & # 8221 como Booker T. Washington y Du Bois. Salter dice: & # 8220The New Negro fue un renacimiento social, cultural, económico, político e intelectual de los afroamericanos que fueron a luchar por un país y ahora no estaban dispuestos a vivir en la misma América que dejaron & # 8221.

Estados Unidos estuvo solo en la Primera Guerra Mundial durante 18 meses. Ese corto período de tiempo y su eclipsado por la Segunda Guerra Mundial significa que la Primera Guerra Mundial es algo así como & # 8220 una guerra poco estudiada y olvidada & # 8221, dice Salter. Pero su impacto en el mundo y en los afroamericanos no puede subestimarse. Aquí se plantaron las semillas del movimiento de derechos civiles, dice.

La exposición se cierra con una imagen y un video de la Marcha de 1963 en Washington. Al lado de Martin Luther King, Jr., se encuentra uno de los coorganizadores de marzo & # 8217s & # 8212A. Phillip Randolph, quien más de 45 años antes, entendió que la democracia en el exterior no puede llegar a expensas de la democracia en casa.

Actualmente, para apoyar el esfuerzo por contener la propagación de COVID-19, todos los museos del Smithsonian en Washington, D.C. y en la ciudad de Nueva York, así como el Zoológico Nacional, están temporalmente cerrados. Consulte los listados para ver si hay actualizaciones. & # 8220We Return Fighting: World War I and the Shaping of Modern Black Identity & # 8221 estaba programado para permanecer a la vista en el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana hasta el 14 de junio de 2020.

Acerca de Anna Diamond

Anna Diamond es la exeditora asistente de Smithsonian revista.


Ley de derechos civiles de 1964

/tiles/non-collection/b/baic_cont_3_lincoln_statue_overlooking_march_LC-DIG-ppmsca-08109.xml Imagen cortesía de la Biblioteca del Congreso Como final de la masiva marcha del 28 de agosto de 1963 en Washington, Martin Luther King Jr. Tenga un discurso de ensueño en los escalones del Lincoln Memorial. Esta fotografía muestra la vista desde el hombro de la estatua de Abraham Lincoln a los manifestantes reunidos a lo largo de la Piscina Reflectante.

Una administración de Kennedy reacia comenzó a coordinarse con los aliados del Congreso para aprobar un importante proyecto de ley de reforma. El representante de primer año, Gus Hawkins, observó en mayo de 1963 que el gobierno federal tenía la responsabilidad especial de garantizar que los dólares federales no respaldaran la segregación en las escuelas, las instalaciones de educación vocacional, las bibliotecas y otras entidades municipales, diciendo: "aquellos que sumergen sus manos en el público El Tesoro no debería objetar si un poco de democracia se les pega a los dedos ". De lo contrario, "¿no dañamos nuestra propia integridad fiscal y dejamos espacio en nuestra conducta para otros abusos de los fondos públicos?" 101 Después del asesinato de Kennedy en noviembre de 1963, su sucesor, Lyndon B. Johnson, invocó la memoria del presidente asesinado para presionar a los legisladores reacios a producir una medida de derechos civiles.

En la Cámara, un proyecto de ley bipartidista apoyado por el presidente del poder judicial Celler y el republicano William McCulloch de Ohio se abrió camino hasta su aprobación. McCulloch y Celler forjaron una coalición de republicanos moderados y demócratas del norte mientras desviaban las enmiendas del sur decididas a paralizar el proyecto de ley. De pie en el pozo de la Cámara defendiendo su controvertida enmienda y el proyecto de ley de derechos civiles más amplio, el Representante Powell describió la legislación como “un gran problema moral. . . . Creo que todos nos damos cuenta de que lo que estamos haciendo [hoy] es parte de un acto de Dios ". 102 El 10 de febrero de 1964, la Cámara, votando 290 a 130, aprobó la Ley de Derechos Civiles de 1964. 138 republicanos ayudaron a aprobar el proyecto de ley. En alcance y efecto, la ley fue una de las leyes de mayor alcance en la historia de Estados Unidos. Contenía secciones que prohíben la discriminación en las instalaciones públicas (Título II) en las instalaciones estatales y municipales, incluidas las escuelas (Títulos III y IV) y, incorporando la Enmienda Powell, en cualquier programa que reciba ayuda federal (Título V). La ley también prohibió la discriminación en la contratación y el empleo, creando la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) para investigar la discriminación en el lugar de trabajo (Título VII). 103

Habiendo pasado la Cámara, la ley enfrentó su mayor obstáculo en el Senado. El presidente Johnson y el líder de la mayoría del Senado, Mike Mansfield, de Montana, recurrieron a Hubert Humphrey de Minnesota para generar apoyo en el Senado para la medida y rechazar los esfuerzos de una minoría sureña determinada para detenerla. Un historiador señaló que la asignación de Humphrey equivalía a una "audición para el papel de compañero de fórmula de Johnson en las elecciones presidenciales de otoño". 104 Humphrey, acompañado por el republicano Thomas Kuchel de California, se desempeñó de manera brillante, consiguiendo el apoyo del influyente líder de la minoría Everett Dirksen de Illinois. Al aplacar la inquietud de Dirksen sobre los poderes de ejecución de la EEOC, los defensores de los derechos civiles se apropiaron del apoyo de un gran grupo de republicanos del Medio Oeste que siguieron el ejemplo de Dirksen. 105 El 10 de junio de 1964, por primera vez en su historia, el Senado invocó el cierre de un proyecto de ley de derechos civiles con una votación de 71 a 29, cortando así el debate y poniendo fin a un obstruccionismo de 75 días, el más largo en la historia de la cámara. . El 19 de junio de 1964, 46 demócratas y 27 republicanos unieron fuerzas para aprobar la Ley de Derechos Civiles de 1964, 73 a 27. El presidente Johnson firmó el proyecto de ley el 2 de julio de 1964. 106


NAACP: Un siglo en la lucha por la libertad La era de los derechos civiles

La larga batalla de la NAACP contra de jure la segregación culminó en el hito de la Corte Suprema Brown contra la Junta de Educación decisión, que anuló la doctrina de "separados pero iguales". La negativa de la exsecretaria de la NAACP, Rosa Parks, a ceder su asiento a un hombre blanco provocó el boicot de autobuses de Montgomery y el movimiento moderno de derechos civiles. En respuesta a la marrón decisión, los estados del sur lanzaron una variedad de tácticas para evadir la segregación escolar, mientras que la NAACP contraatacó agresivamente en los tribunales para hacer cumplir la ley. La resistencia a marrón alcanzó su punto máximo en 1957-58 durante la crisis en la Central High School de Little Rock Arkansas. El Ku Klux Klan y otros grupos supremacistas blancos atacaron a los funcionarios de la NAACP para asesinarlos e intentaron prohibir que la NAACP operara en el sur. Sin embargo, la membresía de NAACP creció, particularmente en el Sur. Los capítulos del Consejo Juvenil de la NAACP realizaron manifestaciones sentadas en los mostradores del almuerzo para protestar contra la segregación. La NAACP jugó un papel decisivo en la organización de la Marcha de 1963 en Washington, la protesta masiva más grande por los derechos civiles. Al año siguiente, la NAACP se unió al Consejo de Organizaciones Federadas para lanzar Mississippi Freedom Summer, un proyecto masivo que reunió a cientos de voluntarios para participar en el registro y la educación de votantes. La Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles liderada por la NAACP, una coalición de organizaciones de derechos civiles, encabezó la campaña para lograr la aprobación de la legislación de derechos civiles más importante de la época: la Ley de Derechos Civiles de 1957 la Ley de Derechos Civiles de 1964 la Ley de Derechos Electorales de 1965 y la Ley de Vivienda Justa de 1968.

Clarence M. Mitchell, Jr., "101o Senador de los Estados Unidos".

Clarence Mitchell (1911-1984), nativo de Baltimore, asistió a la Universidad de Lincoln ya la Facultad de Derecho de la Universidad de Maryland. Inició su carrera como reportero. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en la Comisión de Mano de Obra de Guerra y en el Comité de Prácticas de Empleo Justo. En 1946 Mitchell se unió a la NAACP como su primer secretario de trabajo. Se desempeñó simultáneamente como director de la Oficina de Washington de la NAACP, el principal cabildero de la NAACP y presidente legislativo de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles de 1950 a 1978. Mitchell llevó a cabo una campaña incansable en Capitol Hill para asegurar la aprobación de una serie integral de derechos civiles. leyes: la Ley de Derechos Civiles de 1957, la Ley de Derechos Civiles de 1960, la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Derechos Electorales de 1965 y la Ley de Vivienda Justa de 1968. Su invencible determinación le valió el galardón de "101o senador de los Estados Unidos".

Clarence M. Mitchell, Jr., Director NAACP Washington Bureau, 28 de febrero de 1957. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (100.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital # ppmsca.23839]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj0

Herbert Hill, Autoridad sobre Raza y Trabajo

Nacido en Brooklyn, Herbert Hill (1924-2004) estudió en la Universidad de Nueva York y en la New School for Social Research. Luego trabajó como organizador de United Steelworkers antes de unirse al personal de la NAACP en 1948. Fue nombrado secretario de trabajo en 1951. En esta capacidad, presentó cientos de demandas contra sindicatos e industrias que se negaron a la integración o las prácticas laborales justas. También utilizó piquetes y manifestaciones masivas como armas. Hill, reconocida como una de las principales autoridades en materia de raza y trabajo, testificó con frecuencia en el Capitolio y se desempeñó como consultor para las Naciones Unidas y el Estado de Israel. Dejó la NAACP en 1977 para aceptar una cátedra conjunta de estudios afroamericanos y relaciones laborales en la Universidad de Wisconsin, de la que se retiró en 1997.

Herbert Hill, entre 1950 y 1960. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (101.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3c26947]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj1

Harry Tyson Moore, líder de Florida

Harry T. Moore (1905-1951) comenzó su carrera como maestro en el condado de Brevard, Florida, donde fundó la NAACP local. Con el apoyo de la NAACP, presentó una demanda de igualación salarial en 1937. Se convirtió en presidente de las sucursales estatales de la NAACP en 1941, y en 1945 formó la Liga de Votantes Progresistas de Florida, que registró a más de 100.000 votantes negros. Cuando estas actividades le costaron a Moore su trabajo en 1946, la NAACP lo contrató como director ejecutivo de Florida. En 1951, Moore ayudó a ganar apelaciones para dos adolescentes negros condenados por violar a una mujer blanca en Groveland. Cuando un alguacil blanco disparó a los acusados ​​camino a un nuevo juicio, pidió su acusación. La noche de Navidad de 1951, Moore y su esposa, Harriette, fueron asesinados por una bomba colocada debajo de su casa por el Ku Klux Klan.

Harry Tyson Moore, ca. 1950. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (102.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3c28702]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj2

Campaña "Lucha por la libertad"

En 1953, la NAACP inició la campaña "Lucha por la libertad" con el objetivo de abolir la segregación y la discriminación para 1963, el centenario de la Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln. La NAACP prometió recaudar un millón de dólares anualmente hasta 1963 para financiar la campaña. El concepto recuerda la “Llamada” del Día de Lincoln que inició la NAACP. La NAACP ha afirmado esta conexión con Abraham Lincoln a lo largo de su historia con celebraciones anuales del Día de Lincoln, eventos relacionados y programas que evocan las ideas básicas de Lincoln sobre la libertad y la hermandad humana. La NAACP adoptó "Lucha por la libertad" como lema.

Acta de la reunión del comité para implementar la resolución de la conferencia anual sobre el fondo de lucha por la libertad, 8 de octubre de 1953. Texto mecanografiado. Página 2 - Página 3 - Página 4 - Página 5 - Página 6. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (103.00.00) Cortesía de NAACP
ID digital # na0103p1

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj3

Recaudadora de fondos NAACP, Marguerite Belafonte

Marguerite Byrd conoció al animador Harry Belafonte en 1944 mientras ella estudiaba en el Instituto Hampton y él estaba destinado en una base naval en Norfolk, Virginia. Se casaron en 1948 y tuvieron dos hijas. Durante la década de 1950, Belafonte trabajó como editora femenina del New York Noticias de Amsterdam, directora educativa en formación infantil y comentarista de radio. De 1958 a 1960, copresidió la campaña del Fondo Lucha por la Libertad de la NAACP con Duke Ellington y Jackie Robinson. Para cumplir con la meta anual de recaudación de fondos de un millón de dólares, viajó por todo el país presentando su desfile de modas benéfico, "Modas para la libertad". En septiembre de 1960 se incorporó al personal de la NAACP como directora de proyectos especiales.

Marguerite Belafonte y niño sosteniendo globos NAACP Freedom Fund, entre 1950 y 1960. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (118.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital # ppmsca.23841]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj4

Robert L. Carter, experto legal

Thurgood Marshall contrató a Robert L. Carter (n. 1917) como asistente legal en el Inc. Fund en 1944 y lo ascendió a abogado asistente en 1945. Carter se graduó de la Universidad de Lincoln y de la Facultad de Derecho de Howard, y obtuvo una maestría en derecho de Universidad de Colombia. Ayudó a preparar resúmenes en el McLaurin y Sweatt casos, y argumentó McLaurin en Oklahoma y ante la Corte Suprema. Carter más tarde se convirtió en el ayudante clave de Marshall en el Brown contra la Junta de Educación caso. Recomendó utilizar la investigación de las ciencias sociales para probar los efectos negativos de la segregación racial, que se convirtió en un factor crucial en la marrón decisión. También escribió el escrito para el marrón caso y entregó el argumento ante la Corte Suprema. Se desempeñó como Asesor Jurídico General de la NAACP desde 1956 hasta 1968. En 1972, el presidente Nixon nombró a Carter para el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, donde aún preside como juez.

Robert L. Carter, entre 1940 y 1955. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (105.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3c26948]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj5

Copia de lectura de Earl Warren del marrón Opinión

Copia de lectura del presidente del Tribunal Supremo Earl Warren de marrón está anotado en su mano. Warren anunció la opinión en nombre de cada juez, un hecho sin precedentes. El drama se vio agravado por la predicción generalizada de que la Corte estaría dividida sobre el tema. Warren se recordó a sí mismo enfatizar la unanimidad de la decisión con una notación marginal, "por unanimidad", que se apartó de la copia impresa de lectura para declarar, "Por lo tanto, sostenemos por unanimidad. . . . " En sus memorias, Warren recordó el momento con genuina calidez: "Cuando se pronunció la palabra 'unánimemente', una ola de emoción barrió la habitación sin palabras ni movimiento intencional, pero una manifestación emocional distintiva que desafía la descripción".
“Por unanimidad” no se incorporó a la versión publicada de la opinión y, por lo tanto, solo existe en este manuscrito.

La copia de lectura de Earl Warren del Brown v. Tablero dictamen, 17 de mayo de 1954. Documento impreso con anotaciones autógrafos. Documentos de Earl Warren, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (106.00.00)
ID digital # na0106

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj6

Abogados para Brown contra la Junta de Educación

El Tribunal Supremo incluido Brown contra la Junta de Educación con cuatro casos relacionados y se programó una audiencia para el 9 de diciembre de 1952. Se convocó una nueva audiencia el 7 de diciembre de 1953 y se emitió una decisión el 17 de mayo de 1954. Tres abogados, Thurgood Marshall (centrar), abogado principal del Fondo de Defensa Legal de la NAACP y abogado principal en el caso Briggs, con George E. C. Hayes (izquierda) y James M. Nabrit (Derecha), los abogados del caso Bolling, se muestran de pie en los escalones de la Corte Suprema felicitándose después de la decisión de la Corte que declaró inconstitucional la segregación.

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj7

Roy Wilkins, líder de NAACP con más años de servicio

Roy Wilkins (1901-1981) nació en St. Louis, hijo de un ministro.Mientras asistía a la Universidad de Minnesota, se desempeñó como secretario de la NAACP local. Después de graduarse, comenzó a trabajar como editor de la Kansas City Call, un semanario negro. La cobertura de titulares que Wilkins dio a la NAACP en el Llamado atrajo la atención de Walter White, quien lo contrató como secretario adjunto de la NAACP en 1931. De 1934 a 1949, Wilkins se desempeñó simultáneamente como editor de La crisis. En 1950 se convirtió en administrador de la NAACP y cofundó la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles. Sucedió a Walter White como secretario ejecutivo de la NAACP en 1955. Bajo su liderazgo, la NAACP logró la eliminación de la segregación escolar y una importante legislación de derechos civiles, y alcanzó su membresía máxima. Wilkins se retiró en 1977 como el líder de NAACP con más años de servicio.

Warren K. Leffler. Roy Wilkins, Secretario Ejecutivo de la NAACP, 5 de abril de 1963. Fotografía. U.S.News & amp World Report Magazine Colección de fotografías, División de impresiones y fotografías, Biblioteca del Congreso (100.01.00)
[Número de identificación digital ppmsc.01273]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj8

El linchamiento de Emmett Till

El 20 de agosto de 1955, Emmett Till, un chico negro de catorce años de Chicago, abordó un tren en dirección sur para visitar a su tío en el condado de Leflore, Mississippi, cerca de la ciudad de Money. Por supuestamente silbar a una mujer blanca en una tienda de comestibles, fue secuestrado, golpeado brutalmente y asesinado a tiros. Su cadáver destrozado, con un abanico desmotadora de algodón de setenta y cinco libras atado al cuello, fue sacado del fondo del río Tallahatchie el 31 de agosto. La directora regional del sureste de NAACP, Ruby Hurley, la secretaria de campo de Mississippi, Medgar Evers, y Amzie Moore, presidenta de la sucursal del condado de Bolívar en Mississippi, inició la investigación de homicidio y aseguró testigos. Hurley envió sus informes al FBI y La crisis. La NAACP emitió este comunicado de prensa el día después de que se encontró el cuerpo de Till.

Comunicado de prensa sobre el linchamiento de Emmett Till, 1 de septiembre de 1955. Texto mecanografiado. Página 2. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (107.01.00) Cortesía de NAACP
[ID digital # na0107_01]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj9

Justicia para Emmett Till Flyer

El 23 de septiembre de 1955, un jurado compuesto exclusivamente por blancos absolvió a Roy Bryant y J.W. Milam, los dos hombres blancos acusados ​​del linchamiento de Emmett Till. El veredicto despertó protestas internacionales. La NAACP organizó manifestaciones masivas en todo el país bajo los auspicios de sucursales locales con Mamie Bradley, la madre de Emmett Till, como oradora principal. La Sra. Bradley a veces iba acompañada de Ruby Hurley. Medgar Evers, Thurgood Marshall y el congresista Charles Diggs (D-Michigan), un observador en el juicio, también actuaron como oradores. A raíz del juicio, la creciente demanda pública de protección federal de los derechos civiles llevó a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1957.

Reunión masiva protestando contra Emmett hasta linchamiento y juicio [en Mississippi] 8:00 P.M., viernes 21 de octubre de 1955 en Community A.M.E. Iglesia. . . , [1955]. Volantes. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (107.02.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0107_02]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj10

Arresto de Rosa Parks

El 1 de diciembre de 1955, Rosa Parks, de cuarenta y tres años, fue arrestada por alteración del orden público en Montgomery, Alabama, por negarse a ceder su asiento en el autobús a un pasajero blanco. Su arresto y multa de catorce dólares por violar una ordenanza de la ciudad llevó a los pasajeros de autobuses afroamericanos y otros a boicotear los autobuses de la ciudad de Montgomery. También ayudó a establecer la Asociación de Mejoramiento de Montgomery dirigida por un joven ministro entonces desconocido de la Iglesia Bautista de Dexter Avenue, Martin Luther King, Jr. El boicot duró un año y atrajo la atención mundial del Movimiento de Derechos Civiles y del Dr. King.

A la Sra. Rosa Parks se le tomaron las huellas dactilares en Montgomery, Alabama, 1956. Impresión en gelatina de plata. Colección New York World-Telegram and Sun, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (109.00.00)
Número de identificación digital cph-3c09643

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj11

Registro de arrestos de Rosa Parks

Rosa Parks fue una líder en el boicot de autobuses de Montgomery, Alabama, que demostró que la segregación sería impugnada en muchos entornos sociales. Un tribunal de distrito federal decidió que la segregación en los autobuses públicos era inconstitucional y concluyó que, “en el marrón caso, Plessy contra Ferguson ha sido anulado implícitamente, aunque no explícitamente ". La Corte Suprema confirmó la sentencia del tribunal de distrito sin dictamen, un procedimiento común que siguió en el ínterin entre 1954 y 1958.

Acta de arresto de Rosa Parks, 5 de diciembre de 1955. Documento mecanografiado. Página 2. Papeles de Frank Johnson, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (108.00.00)
ID digital # na0108p1

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj12

Esfuerzos para prohibir la NAACP

Después de la marrón decisión, varios estados del sur iniciaron demandas para prohibir la NAACP en todo el estado como una estrategia para evadir la desegregación. El 1 de junio de 1956, el fiscal general de Alabama, John M. Patterson, demandó a la NAACP por violar una ley estatal que obligaba a las corporaciones de otros estados a registrarse. Un juez estatal ordenó a la NAACP suspender las operaciones y presentar los registros de las sucursales, incluidas las listas de miembros, o incurrir en una multa de $ 100,000. En NAACP contra Alabama (1958) una Corte Suprema unánime dictaminó que la NAACP tenía el derecho, por libertad de asociación, de no divulgar sus listas de miembros. El caso fue remitido al tribunal de Alabama, que se negó a juzgarlo por sus méritos. Después de tres apelaciones adicionales ante la Corte Suprema, la NAACP finalmente pudo reanudar sus operaciones en Alabama en 1964.

J.L. Leflore a Thurgood Marshall sobre los esfuerzos del Fiscal General del Estado de Alabama para prohibir la NAACP en Alabama, 4 de junio de 1956. Carta mecanografiada. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (110.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0110]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj13

Ruby Hurley, directora de la región sureste

Ruby Hurley (1909-1980) nació en Washington, D.C., donde asistió al Miner Teachers College ya la Facultad de Derecho Robert H. Terrell. Comenzó su trabajo en la NAACP en 1939 organizando un consejo juvenil en Washington, D.C. En 1943 fue nombrada secretaria nacional de la juventud. Durante su mandato, el número de unidades juveniles aumentó de 86 a 280. En 1951, Hurley fue enviada a Birmingham, Alabama, para coordinar campañas de afiliación en el sur profundo. Como resultado, organizó la Oficina Regional Sudeste, convirtiéndose en su primera directora. Bajo su liderazgo, la Región Sudeste se convirtió en la región más grande de la NAACP con más de 500 sucursales. Cuando Alabama prohibió la NAACP en 1956, Hurley se mudó a Atlanta. Allí defendió a la NAACP en disputas con el Comité Coordinador Estudiantil No Violento y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Se jubiló como directora regional en 1978.

Ruby Hurley, Secretaria de Juventud de NAACP, entre 1943 y 1950. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (113.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital # ppmsca.23840]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj14

Ley de derechos civiles de 1957

En 1957, Clarence Mitchell reunió el apoyo bipartidista en el Congreso para un proyecto de ley de derechos civiles, el primero aprobado desde la Reconstrucción. La Parte III, una disposición que autoriza al Fiscal General a demandar en casos de derechos civiles, fue eliminada del proyecto de ley antes de su aprobación. La Ley de Derechos Civiles de 1957 creó una nueva Comisión de Derechos Civiles para investigar violaciones de derechos civiles y estableció una División de Derechos Civiles en el Departamento de Justicia encabezada por un asistente del fiscal general. También prohibió la acción para evitar que los ciudadanos votaran y autorizó al fiscal general a buscar medidas cautelares para proteger el derecho al voto. Aunque la ley no preveía una aplicación adecuada, allanó el camino para una legislación de mayor alcance.

Congreso de Estados Unidos. Ley Pública 85-315, 85 ° Congreso, H.R.6127 (Ley de Derechos Civiles de 1957), 9 de septiembre de 1957. Página 2 - Página 3 - Página 4. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (111.00.00)
[Número de identificación digital na0111p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj15

Daisy Bates y los nueve de Little Rock

Daisy Bates, editor de Prensa del estado de Arkansas y presidente de la Conferencia Estatal de Arkansas de las sucursales de la NAACP, dirigió la campaña de la NAACP para eliminar la segregación de las escuelas públicas en Little Rock, Arkansas. Thurgood Marshall se desempeñó como abogado principal. La junta escolar acordó comenzar el proceso con Central High School, aprobando la admisión de nueve adolescentes negros. La decisión indignó a muchos ciudadanos blancos, incluido el gobernador de Arkansas, Orval Faubus, quien ordenó a la Guardia Nacional de Arkansas que rodeara Central High School. Cuando los estudiantes negros intentaron ingresar repetidamente, los guardias y una multitud blanca enojada los rechazaron. El presidente Eisenhower envió tropas federales a Little Rock para obligar al gobernador Faubus a mantener el fallo de la Corte Suprema y garantizar la protección de los estudiantes negros. El 25 de septiembre de 1957, las tropas federales escoltaron de manera segura a los estudiantes a Central High School. En medio de la crisis, Daisy Bates escribió esta carta a Roy Wilkins para informar sobre el progreso de los estudiantes.

Daisy Bates al Secretario Ejecutivo de la NAACP, Roy Wilkins, sobre el tratamiento de los Nueve de Little Rock, 17 de diciembre de 1957. Carta mecanografiada. Página 2. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (112.00.00) Cortesía de NAACP
Número de identificación digital na0112p1

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj16

Ella Baker, directora de sucursales

Ella Baker (1903-1986) creció en Littleton, Carolina del Norte, y se educó en la Universidad Shaw en Raleigh. Durante la década de 1930 trabajó como organizadora comunitaria en Nueva York. Se unió al personal de la NAACP en 1940 como secretaria de campo y se desempeñó como directora de sucursales de 1943 a 1946. Baker viajó por todo el sur, reclutando nuevos miembros y registrando votantes. En 1957 cofundó la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur después de asesorar a la Asociación de Mejoramiento de Montgomery, que organizó el boicot de autobuses. Como directora ejecutiva de SCLC, organizó la conferencia de 1960 que creó el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC). Siguió siendo una asesora clave, ayudando a SNCC a organizar el Partido Demócrata por la Libertad de Mississippi, que desafió a la delegación totalmente blanca de Mississippi a la Convención Nacional Demócrata de 1964.

Ella Baker, entre 1943 y 1946. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (114.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3c18852]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj17

"50 años: libertad, derechos civiles, progreso"

La NAACP celebró su aniversario de oro con este número de La crisis Revista y servicios conmemorativos en la Community Church de Nueva York el 12 de febrero de 1959. El orador principal de la ceremonia fue Lloyd K. Garrison, presidente del Comité Legal y bisnieto del abolicionista William Lloyd Garrison. Roy Wilkins y Channing H. Tobias, presidente de la junta directiva, también hicieron comentarios. Anna Strunsky, la viuda del fundador de NAACP, William English Walling, leyó el Lincoln Day Call. Robert C. Weaver, vicepresidente de la junta, presentó a otros familiares de los fundadores a una audiencia de más de 500 personas.

La crisis. “50 años: libertad, derechos civiles, progreso”, junio-julio de 1959. Nueva York: NAACP, 1959. Colecciones generales, Biblioteca del Congreso (115.00.00) Cortesía de la NAACP
[ID digital n. ° na0115]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj18

Inicio del movimiento de sentadas de estudiantes

El 1 de febrero de 1960, cuatro estudiantes de la Universidad Técnica y de Agricultura Central de Carolina del Norte se sentaron en un mostrador de almuerzo separado de Woolworth en Greensboro, Carolina del Norte. Todos eran miembros de los consejos de jóvenes de la NAACP. En cuestión de semanas, manifestaciones similares se extendieron por todo el sur y muchos estudiantes fueron arrestados. La NAACP proporcionó abogados y recaudó dinero para multas o fianzas. En una conferencia en la Universidad Shaw en Raleigh, Carolina del Norte, en abril de 1960, los estudiantes formaron su propia organización, el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC). Este folleto relata el comienzo del movimiento de sentadas estudiantiles organizado por los consejos juveniles de NAACP.

El día que cambiaron de opinión. Nueva York: NAACP, marzo de 1960. Página 2 - Página 3 - Página 4 - Página 5 - Página 6 - Página 7. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (117.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0117p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj19

Protección del gobierno federal para James Meredith

En septiembre de 1962, un tribunal federal ordenó a la Universidad de Mississippi que aceptara a James Meredith, un veterano de la Fuerza Aérea de veintiocho años, después de una batalla legal de dieciséis meses. El gobernador de Mississippi, Ross Barnett, desobedeció el decreto y prohibió físicamente que Meredith se inscribiera. El presidente Kennedy respondió federalizando la Guardia Nacional y enviando tropas del Ejército para proteger a Meredith. Después de días de violencia y disturbios por parte de los blancos, Meredith, escoltada por alguaciles federales, se inscribió el 1 de octubre de 1962. Dos hombres murieron en el tumulto y más de 300 resultaron heridos. Debido a que había obtenido créditos en el ejército y en el Jackson State College, Meredith se graduó el siguiente agosto sin incidentes.

John A. Morsell, asistente del secretario ejecutivo de la NAACP, del presidente John F. Kennedy solicitando la asistencia del gobierno federal en el caso de James Meredith, 21 de septiembre de 1962. Carta mecanografiada. Página 2. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (123.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0123p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj20

Medgar W. Evers, secretario de campo

Medgar W. Evers (1925-1963), hijo de un granjero, nació en Decatur, Mississippi. Después de graduarse de Alcorn Agriculture and Mechanical College en 1952, se fue a trabajar para una compañía de seguros negra en el delta del Mississippi. Al mismo tiempo, comenzó a organizarse para la NAACP. En 1954 se convirtió en el primer secretario de campo de la NAACP en el estado. Sus principales funciones eran reclutar nuevos miembros e investigar incidentes de violencia racial. También dirigió campañas de registro de votantes y protestas masivas, organizó boicots, luchó contra la segregación y ayudó a James Meredith a ingresar a la Universidad de Mississippi. En mayo de 1963, bombardearon la casa de Evers. El 11 de junio fue asesinado. Su asesino, el supremacista blanco Byron De La Beckwith, fue juzgado dos veces en 1964, lo que resultó en jurados colgados. Fue declarado culpable en un tercer juicio en 1994.

Medgar W. Evers, entre 1950 y 1963. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (120.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3c19120]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj21

Copresidentes de la Marcha sobre Washington, 28 de agosto de 1963

Esta fotografía muestra al abogado de derechos civiles Joseph Rauh, fundador de Americans for Democratic Action y asesor general de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles, con los copresidentes de la Marcha de 1963 en Washington por el Empleo y la Libertad. El programa de la marcha pidió que los diez copresidentes encabezaran la procesión desde el Monumento a Washington hasta el Monumento a Lincoln para una manifestación masiva. Cada uno de los copresidentes pronunció un discurso como parte de una presentación formal que incluyó apariciones de otros dignatarios y animadores.

Roy Wilkins con algunos de los ca. 250.000 participantes en el Mall rumbo al Lincoln Memorial en la Marcha en Washington, 28 de agosto de 1963. (2da fila, de izquierda a derecha). El abogado de derechos civiles Joseph Rauh, la directora ejecutiva de la National Urban League Whitney Young, Jr., el secretario ejecutivo de la NAACP, Roy Wilkins, el presidente de Brotherhood of Sleeping Car Porters y el vicepresidente de AFL-CIO A. Philip Randolph, y el presidente de United Automobile Workers, Walter Reuther. Fotografía. Colección NAACP, División de Impresiones y Fotografías, Biblioteca del Congreso (119.00.00) Cortesía de NAACP
[Número de identificación digital cph.3b24324]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj22

Marcha en Washington, 1963

En 1962 A. Philip Randolph propuso una marcha masiva en Washington durante el centenario de la Proclamación de Emancipación. Randolph y su colega Bayard Rustin invitaron a participar a líderes de derechos civiles, religiosos y laborales. Roy Wilkins y el presidente de la UAW, Walter Reuther, proporcionaron la financiación principal y el apoyo de los miembros. El 28 de agosto de 1963, una multitud diversa de más de 250.000 personas se reunió en el Lincoln Memorial en una manifestación pacífica para llamar la atención sobre la discriminación laboral y un proyecto de ley pendiente de derechos civiles. Durante el mitin, Roy Wilkins anunció la muerte de W.E.B. Du Bois e instó a la aprobación del proyecto de ley. Como colofón, Martin Luther King, Jr., pronunció su famoso discurso "Tengo un sueño". Posteriormente, los líderes de la marcha se reunieron con el presidente John F. Kennedy en la Casa Blanca.

Marcha sobre Washington por el empleo y la libertad — Programa Lincoln Memorial, 28 de agosto de 1963. Programa. Página 2 - Página 3. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (122.00.00)
[ID digital n. ° na0122p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj23

Folleto de la Ley de derechos civiles de 1964

En junio de 1963, el presidente John Kennedy solicitó al Congreso un proyecto de ley integral de derechos civiles, inducido por una resistencia masiva a la eliminación de la segregación y el asesinato de Medgar Evers. Después del asesinato de Kennedy en noviembre, el presidente Lyndon Johnson presionó con fuerza, con el apoyo de Roy Wilkins y Clarence Mitchell, para asegurar la aprobación del proyecto de ley el año siguiente. La Ley de Derechos Civiles de 1964 prohibió la discriminación en lugares públicos y programas financiados con fondos federales. Prohibió la discriminación en el empleo y creó la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo para hacer cumplir el cumplimiento. También fortaleció la aplicación de los derechos de voto y la eliminación de la segregación de las escuelas.

La Ley de Derechos Civiles de 1964. Qué contiene: Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles, 1964. Folleto. Página 2 - Página 3 - Página 4 - Página 5. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (125.00.00) Cortesía de NAACP [ID digital # na0125p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj24

Abogado de Washington J. Francis Pohlhaus

El nativo de Baltimore J. Francis Pohlhaus (1918–1981) estudió en Western Maryland College y en la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Comenzó una práctica de derecho privado en 1949 y se desempeñó como asesor de la Liga Urbana de Baltimore. En 1951 se mudó a Washington y se unió al Departamento de Justicia como abogado en la Sección de Derechos Civiles. Se incorporó a la Oficina de Washington de la NAACP en 1954. Pohlhaus se desempeñó como el único abogado de la Oficina y el asistente legislativo clave de Clarence Mitchell. Compartió deberes de cabildeo y trabajó con el personal del Congreso en la redacción de proyectos de ley de derechos civiles. Mitchell consideró sus contribuciones legislativas invaluables. Pohlhaus murió poco después de su jubilación en 1981.

El abogado de NAACP J. Francis Pohlhaus con el presidente Lyndon B. Johnson, 1964. Fotografía. (125.01.00) Cortesía de Christopher J. Pohlhaus
[ID digital n. ° na0125_01]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj25

Verano de la libertad de Mississippi

El Consejo de Organizaciones Federadas (COFO), una coalición de grupos de derechos civiles, se formó en 1962 para coordinar las actividades de derechos civiles en Mississippi. Robert Moses de SNCC se desempeñó como director y Aaron Henry de la NAACP como presidente. En 1964, Moses dirigió el proyecto Freedom Summer del COFO, una importante campaña de registro de votantes que reclutó a cientos de estudiantes universitarios blancos para trabajar con activistas negros. Los voluntarios de Freedom registraron votantes negros y establecieron escuelas. La violencia invadió el verano. Tres trabajadores de derechos civiles fueron asesinados y decenas de personas fueron golpeadas y arrestadas. Iglesias y hogares fueron bombardeados o incendiados. El proyecto centró la atención nacional en la difícil situación de los negros de Mississippi y dio lugar a la Ley de Derechos Electorales de 1965.

Robert Moses, Director de Programa, Consejo de Organizaciones Federadas del Secretario Ejecutivo de NAACP, Roy, en relación con el proyecto Mississippi Freedom Summer, 1 de marzo de 1964. Carta mecanografiada. Página 2. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (124.00.00) Cortesía de Robert Moses
[ID digital # na0124p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj26

Pruebas de alfabetización

Después de la Guerra Civil, muchos estados aprobaron pruebas literarias como requisito para votar. El propósito era excluir del voto a las personas con un nivel mínimo de alfabetización, en particular a los afroamericanos pobres del sur. Esto se logró pidiendo a estos posibles votantes que interpretaran disposiciones abstractas de la Constitución o rechazando sus solicitudes por errores. W.C. Patton, director del programa de registro de votantes de la NAACP, para educar a los votantes negros en Alabama.

Modelo de solicitud de registro, cuestionario y juramentos, Junta de Registradores de Alabama, 1964. Texto mecanografiado. Página 2 - Página 3. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (124.01.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0124_01]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj27

Ley de derechos electorales de 1965

La Ley de Derechos Electorales de 1965 proporcionó una aplicación federal directa para eliminar las pruebas de alfabetización y otros dispositivos que se habían utilizado para privar de sus derechos a los afroamericanos. Autorizó el nombramiento de registradores federales para registrar votantes y observar las elecciones. También impidió que los estados cambiaran los requisitos de los votantes y distribuyeran distritos durante un período de cinco años sin revisión federal. El impuesto de capitación, un punto de disputa, fue completamente prohibido en 1966. Las amplias disposiciones de la ley se debieron en gran medida a la persistente diplomacia de Clarence M. Mitchell, Director de la Oficina de Washington de la NAACP, y sus asociados.

El Senador Walter Mondale al Director Ejecutivo de NAACP, Roy Wilkins, reconociendo el agradecimiento de NAACP por su apoyo a la Ley de Derechos Electorales de 1965, 17 de agosto de 1965. Carta mecanografiada. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (126.00.00) Cortesía de Walter F. Mondale
ID digital # na0126

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj28

Posición de la NAACP sobre "Black Power"

En junio de 1966, James Meredith fue herido por un francotirador durante una marcha solitaria de registro de votantes desde Memphis, Tennessee hasta Jackson, Mississippi. Posteriormente, el presidente del SNCC, Stokely Carmichael, popularizó el eslogan "Black Power", instando a la autodefensa y al separatismo racial. Algunos blancos y negros percibieron indicios de violencia y racismo inverso en el llamado al Poder Negro. En la convención anual de NAACP en julio, Roy Wilkins denunció la defensa de Carmichael, diciendo que Black Power "puede significar al final solo muerte negra". Resumió la posición de la NAACP sobre Black Power en esta carta abierta a los partidarios.

Roy Wilkins a los partidarios de la NAACP en relación con la posición de la NAACP sobre "Black Power", 17 de octubre de 1966. Carta mecanografiada. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (127.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0127]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj29

La Ley de Derechos Civiles de 1968

En 1966, el presidente Lyndon Johnson no logró persuadir al Congreso para que aprobara un proyecto de ley de derechos civiles con una disposición de vivienda justa. El asesinato de Martin Luther King, Jr. generó el apoyo necesario para aprobar el proyecto de ley dos años después. La Ley de Vivienda Justa de 1968 prohibió la discriminación en la venta y alquiler del 80 por ciento de las viviendas. También contenía disposiciones antidisturbios y protegía a las personas que ejercían derechos específicos, como asistir a la escuela o formar parte de un jurado, así como a los trabajadores de derechos civiles que instaban a otros a ejercer estos derechos. Incluyó la Declaración de Derechos de los Indios para extender las protecciones constitucionales a los nativos americanos no cubiertos por la Declaración de Derechos. Por su papel fundamental en la aprobación del proyecto de ley, Clarence Mitchell recibió la Medalla Spingarn.

El presidente de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles, Roy Wilkins, a los senadores de los Estados Unidos en relación con la Ley de Derechos Civiles de 1968, 15 de enero de 1968. Carta mecanografiada. Página 2. Conferencia de liderazgo sobre registros de derechos civiles, División de manuscritos, Biblioteca del Congreso (128.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0128p1]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj30

NAACP: aquí hoy, aquí mañana

En 1969, la NAACP alcanzó otro hito: su 60 aniversario. La NAACP celebró la 60ª convención anual en Jackson, Mississippi, una novedad en Mississippi, un campo de batalla del movimiento por los derechos civiles. La convención precedió a la toma de posesión del director de campo de NAACP Mississippi, Charles Evers, como alcalde de Fayette, el primer negro en ser elegido alcalde de una ciudad birracial en el estado desde la Reconstrucción. La NAACP tomó nota de este progreso, así como de los problemas planteados por la política de la administración de Nixon sobre los derechos civiles y una comunidad negra desanimada. Los delegados de la NAACP abandonaron la histórica sesión con una determinación renovada de seguir luchando. Este cartel refleja esa determinación.

NAACP. NAACP: aquí hoy, aquí mañana, 1969. Póster. Colección de carteles de Yanker, División de impresiones y fotografías, Biblioteca del Congreso (116.00.00) Cortesía de la NAACP
[ID digital # yan.1a38612]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj31

El empresario Kivie Kaplan

Kivie Kaplan (1904-1975), un empresario y filántropo de Boston de ascendencia judía lituana, se unió a la NAACP en 1932 y fue elegido miembro de la Junta Nacional en 1954. Como presidente del Comité de Membresía Vitalicia, aumentó las membresías vitalicias de 221 en 1953 a 53.000 en 1975. En 1966 fue elegido para suceder a Arthur Spingarn como presidente de la NAACP. Kaplan visitó la tumba de Abraham Lincoln con una delegación de la NAACP en 1969 para conmemorar el 60 aniversario de la NAACP. Expresó su admiración personal por Lincoln al construir una sala de estudio en la Universidad Brandeis en memoria, el Emily R. y Kivie Kaplan Lincoln Hall.

Presidente de la NAACP, Kivie Kaplan (centrar) con miembros de la NAACP en la tumba de Abraham Lincoln para un servicio conmemorativo, Springfield, Illinois [1969]. Fotografía. Registros NAACP, División de Manuscritos, Biblioteca del Congreso (104.00.00) Cortesía de NAACP
[ID digital n. ° na0104]

Marque este elemento como favorito: //www.loc.gov/exhibits/naacp/the-civil-rights-era.html#obj32

La nominación del juez Clement F. Haynsworth, Jr.

En agosto de 1969, el presidente Richard Nixon nombró al juez Clement F. Haynsworth, Jr., de la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito para la Corte Suprema. La NAACP y los grupos laborales se opusieron a la nominación debido al historial negativo del juez sobre los derechos civiles y los sindicatos. Investigaciones posteriores revelaron que Haynsworth había fallado en varios casos en los que tenía un interés financiero. La lucha contra la confirmación fue similar a la que se libró contra el juez John Parker en 1930. En noviembre, el Senado rechazó la nominación de Carolina del Sur por 55 a 45. El presidente Nixon nombró de inmediato a otro juez anti-negro y anti-laboral para la Corte Suprema, G Harrold Carswell de Florida. La NAACP lanzó otra campaña y en abril de 1970 el Senado rechazó la nominación de Carswell por 51 a 45.


& # 34 Orgullo y vergüenza & # 34

Seattle Sun, 5 de diciembre de 1979

Logotipo de Orgullo y vergüenza, de Frank Fujii. Cortesía de Larry Matsuda.

Fotografías de la exposición Orgullo y vergüenza, 1970. Cortesía del Museo de Historia e Industria.

[haga clic en las imágenes para ver versiones más grandes]

El interior recreado de la vivienda del campo de internamiento.

"Japoneses": la exposición vincula el racismo antijaponés con el internamiento.

Exposición sobre la mano de obra japonesa estadounidense.

Exposición sobre "novias de imagen" japonesas.

Honrando el servicio japonés-estadounidense en el ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Honrando a la Iglesia Metodista Japonesa Americana local.

Honrando a la iglesia budista japonesa americana local.

Honrando a la generación Sansei: "Orgullo, Herencia, Involucrar, Despertar, Nuevo".

Cobertura de periódicos

Ciudadano del Pacífico, 26 de junio de 1970

Seattle Post-Intelligencer 12 de julio de 1970

"Parte del 'Orgullo'": foto y breve mención de Seattle Times, 12 de julio de 1970.

"El orgullo y la vergüenza continúan" Asunto familiar asiático

En el verano de 1970, el capítulo de Seattle de la Liga de Ciudadanos Japoneses Americanos (JACL) organizó una exhibición revolucionaria en un museo y la exhibió en el Museo de Historia e Industria de Seattle (MOHAI) durante un período de tres meses. La exhibición se tituló "Orgullo y vergüenza" y relató la historia de los japoneses y japoneses estadounidenses en el noroeste del Pacífico desde finales del siglo XIX hasta el presente, 1970. Aunque el personal del museo esperaba que la exhibición fuera una celebración comunitaria, una parte significativa de la exposición se centró en cambio en la experiencia de internamiento japonés durante la Segunda Guerra Mundial. “Orgullo y vergüenza” ayudó al público ya los jóvenes estadounidenses de origen japonés a aprender cómo era el internamiento y a presenciar el alcance total de sus efectos después de años de silencio. La exhibición tuvo efectos duraderos en quienes la vieron y en millones de personas que no la vieron. Este ensayo cuenta la historia de cómo “Orgullo y vergüenza” ayudó a cambiar la opinión pública sobre la experiencia japonesa-estadounidense en la Segunda Guerra Mundial. La exhibición se exhibió en un momento crucial en la historia de Estados Unidos, siguiendo los pasos de los importantes avances del movimiento por los derechos civiles. La comunidad resultante en la que se presentó “Orgullo y vergüenza” proporcionó una reacción receptiva y reflexiva. Al cuestionar el internamiento, la exhibición incitó a académicos y no académicos por igual a revisar el tema y tomar en serio la necesidad de reparaciones. El consiguiente movimiento de reparación japonés-estadounidense de la década de 1970 tiene sus raíces en la exhibición "Orgullo y vergüenza".

Investigar "Orgullo y vergüenza" fue una empresa complicada pero satisfactoria. La información sobre la exposición del museo es escasa, difícil de interpretar y, en ocasiones, incompleta. Los principales puntos de referencia sobre “Orgullo y vergüenza” provienen de dos conjuntos de artículos de las colecciones especiales de bibliotecas de la Universidad de Washington: los artículos de Donald Kazama y los artículos de Seattle JACL. Vadear entre las pilas de artefactos, notas y papeles diversos fue tedioso pero informativo y gratificante. El libro de Robert Shimabukuro, Nacido en Seattle: la campaña por la reparación estadounidense, resultó ser una valiosa fuente secundaria de información sobre la comunidad japonesa de Seattle y su influyente papel en el movimiento de reparación. Shimabukuro considera la exhibición "Orgullo y vergüenza" y argumenta que fue un factor vital para lograr que los estadounidenses de origen japonés buscaran una reparación política y económica para el internamiento.

La exhibición Orgullo y vergüenza no surgió de la nada. Surgió de años de emociones reprimidas en la comunidad japonesa estadounidense. Surgió de un evento real que afectó a miles de japoneses y no japoneses de formas muy diferentes. Antes de discutir los detalles de la exhibición, es importante establecer la necesidad de la que se originó la exhibición y el contexto dentro del cual fue creada.

Historia: La experiencia de internamiento japonés-estadounidense

Cuando Pearl Harbor fue bombardeada por los japoneses el 7 de diciembre de 1941, los ciudadanos japoneses y los extranjeros dentro de los Estados Unidos estaban tan conmocionados como los no japoneses. Muchos japoneses-estadounidenses que vivían en Estados Unidos eran ciudadanos estadounidenses. El bombardeo fue tanto un ataque contra los japoneses que viven en los Estados Unidos como contra el público en general. A pesar de que los descendientes de japoneses fueron igualmente atacados en el bombardeo, sufrieron un destino muy diferente al del público en general. En la atmósfera de histeria de la guerra, el presidente Franklin Delano Roosevelt emitió la Orden Ejecutiva 9066 el 19 de febrero de 1942. Este decreto presidencial anunció que los descendientes de japoneses representaban una grave amenaza para la seguridad de los Estados Unidos. Esta amenaza se consideró tan grande que se tomó la decisión de trasladar a japoneses y japoneses estadounidenses al interior de los Estados Unidos a campos de internamiento. A pesar de la protección del recurso de hábeas corpus y la búsqueda de la vida, la libertad y la propiedad en virtud de la Constitución, la Orden Ejecutiva 9066 denegó estas dos salvaguardias.1 Más de 110.000 japoneses y japoneses estadounidenses fueron desarraigados de sus hogares a lo largo de la costa oeste y forzados para trasladarse a los campos de enterramiento. Debido a que a los japoneses no se les informó mucho sobre su evacuación, muchos perdieron sus hogares, negocios y posesiones. La Comisión de Reubicación e Internamiento de Civiles en Tiempo de Guerra estima que la pérdida total de propiedad fue de $ 1.3 mil millones y la pérdida de ingresos netos fue de $ 2.7 mil millones (calculados en dólares de 1983) .2 Más dañino para la comunidad japonesa fue la pérdida de la libertad y dignidad personal.

Se establecieron diez campos de entierro en áreas remotas de los Estados Unidos. Incluían: Heart Mountain en Wyoming, Tule Lake y Manzanar en California, Topaz en Utah, Poston y Gila River en Arizona, Granada en Colorado, Minidoka en Idaho y Jerome y Rowher en Arkansas.3 Estos lugares debían albergar a japoneses y japoneses Estadounidenses durante más de cuatro años, pero nunca volverían a casa. Las familias se apiñaban en pequeños barracones, rodeados de alambradas de púas y torres de vigilancia armadas.

Los campos de internamiento fueron retirados de sus prisioneros a principios de 1945 y muchos japoneses y estadounidenses de origen japonés regresaron a sus hogares. Desafortunadamente, no había mucho que devolver a las comunidades japonesas que alguna vez prosperaron en los Estados Unidos y fueron destruidas por cuatro años en campos de internamiento. Se pusieron a trabajar para recuperar lo perdido durante el internamiento, pero el camino hacia el éxito y la aceptación fue difícil para todos e inalcanzable para algunos. La desconfianza y la traición de Estados Unidos tuvieron un efecto duradero en la comunidad japonesa. Los sentimientos de vergüenza, resentimiento, tristeza y confusión plagaron a muchos japoneses y estadounidenses de origen japonés. Estos sentimientos se trataron de diversas formas: algunas personas intentaron olvidar lo que les había sucedido, muchas vivieron con vergüenza y amargura, y algunas incluso pensaron que el internamiento había sido lo mejor para ellos y que tal vez se lo merecía. Como reflexionó recientemente Larry Matsuda, un educador y activista nacido en el campo de internamiento de Minidoka:

¿Qué puede hacer si el gobierno, su gobierno, se vuelve en su contra? Eres ciudadano y te ponen en la cárcel de la noche a la mañana y luego eres un forajido. ¿Querrías hablar de eso después? No, es algo que quieres olvidar, sigue adelante.

Y, sin embargo, no todos estaban dispuestos a olvidar y seguir adelante con su experiencia de internamiento. Algunos estadounidenses de origen japonés lucharon por el reconocimiento y la justicia de lo que les había sucedido a los japoneses en Estados Unidos.

Aunque más de 110.000 personas han sido expulsadas de sus hogares, muchos entre el público en general no estaban al tanto de la medida en que los japoneses y japoneses estadounidenses sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. La ignorancia y el prejuicio de la mayoría de los estadounidenses con respecto al internamiento insultó y alarmó a quienes fueron víctimas de él. Además, muchos de los japoneses estadounidenses más jóvenes no estaban plenamente conscientes de lo que habían soportado sus mayores. El deseo de informar a estos dos grupos desconocidos coincidió con un deseo creciente pero discreto de buscar represalias del gobierno por las injusticias infligidas a los japoneses. A medida que esa necesidad se hizo sentir con más fuerza en la comunidad japonesa estadounidense, quedó claro que la conciencia sobre la experiencia del internamiento tendría que aumentar entre el público. El movimiento juvenil asiático de fines de la década de 1960 fue parte de esta concientización.5 También lo fue la campaña nacional, de 1967 a 1971, para derogar el Título II de la Ley McCarran con el argumento de que podría usarse para racionalizar otra ronda de internamiento de "Subversivos" estadounidenses. 6 En Seattle, el primer gran intento de volver a examinar el tema del internamiento japonés se produjo en el verano de 1970 mediante la creación de la exposición "Orgullo y vergüenza".

Planificación de la narración de historias: creación de una exposición en un museo

La planificación e implementación de “Orgullo y vergüenza” fue el resultado de los esfuerzos de la Liga de Ciudadanos Japoneses Americanos (JACL) en Seattle. Este grupo nacional de derechos civiles se había creado en 1929 en California para promover los derechos de los estadounidenses de origen japonés, inspirándose en parte en la Liga de Ciudadanos Progresistas de Seattle.7 Después de la Segunda Guerra Mundial, el grupo buscó activamente la ayuda del gobierno para el "reasentamiento" después de internamiento, una forma de reparación. Aunque estos esfuerzos fueron recibidos con alguna acción por parte del gobierno, los activistas de JACL no lo consideraron adecuado.

A principios de 1970, el Museo de Historia e Industria de Seattle (MOHAI) le pidió al JACL de Seattle que organizara una exhibición para coincidir con la Expo de 1970 en Osaka.8 MOHAI pidió que la exhibición mostrara la historia de los japoneses-estadounidenses en el noroeste del Pacífico, con un centrarse en el JACL. La JACL aceptó la oferta, pero terminó trayendo una agenda diferente a la exhibición que MOHAI había esperado.

Tomio Moriguchi, propietario de la destacada tienda de comestibles Uwajimaya de Seattle, era el presidente del capítulo de Seattle JACL en ese momento. Ayudó a convertir el espacio de exhibición proporcionado a la JACL por MOHAI en una oportunidad para hacer más que mostrar aspectos culturales de los japoneses y japoneses estadounidenses en el noroeste. Cuando creó y copresidió el Comité de exhibición de la JACL, sin darse cuenta formó un Comité que incluía a activistas comunitarios que querían poner especial énfasis en el encarcelamiento de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Minoru Masuda copresidió el Comité con Moriguchi, y los miembros del Comité incluyeron a Harold Kawaguchi, Donald Kazama, Larry Matsuda, James Morishima, Elaine Nakai, June Shimokawa, Calvin Tokagi, Ben Yorito, Barbara Yoshida y Fran Wada.9

Entonces, rápidamente, la exhibición de MOHAI se expandió para incorporar puestos de grupos comunitarios en toda la ciudad, y cambió su enfoque para incluir temas políticos y sociales. El apoyo inicial para el cambio fue medido por una carta fechada el 3 de abril de 1970, en la que el JACL de Seattle describió la posible exhibición del museo y pidió apoyo dentro de la comunidad japonesa. "El tema a considerar será la cultura, el arte y la historia japoneses en lo que respecta a los ciudadanos de la tercera generación ... Sus comentarios e ideas, así como su ayuda, serán necesarios para hacer una exhibición digna". 10 organizaciones japonesas que respondieron y ayudaron en la creación de la exhibición incluyó varias iglesias japonesas el Comité de Veteranos de Nisei el Consulado General Japonés de Seattle Coalición Asiática para la Igualdad (ACE) el Festival Cultural Japonés, Inc. el Club de Esquí Rokka y la Tropa de Boy Scouts # 53.11 Moriguchi describió la respuesta positiva como un evento que toma colocar en el momento oportuno. “Quizás el momento era el adecuado. Le dio a la gente la oportunidad de liberar algunas emociones reprimidas, sentimientos reprimidos ”. 12 Con un presupuesto de $ 600, dicho respaldo fue fundamental.13 La JACL recibió apoyo de estas organizaciones a través de la donación de fotografías, testimonios personales, ayuda en la organización de la exhibición y publicidad de la exhibición. El trabajo en la exhibición reunió a personas de diversas organizaciones y de edades muy diversas para trabajar hacia un objetivo común por primera vez. Esta abrumadora muestra de apoyo y fraternidad animó a todos los involucrados y permitió a la JACL avanzar con entusiasmo en las etapas de planificación.

Menos de un mes después, el 1 de mayo de 1970, la JACL envió invitaciones para la exhibición.14 La invitación proporcionó los detalles de la exhibición e informó a los lectores sobre su objetivo. La invitación decía que el propósito de la exhibición era "Mostrar al público en general, y en particular a los japoneses más jóvenes, la historia hasta la fecha del pueblo japonés en los Estados Unidos". La invitación describió además el propósito de la exhibición como mostrar "la historia de los campos de reubicación japoneses y la agitación antijaponesa, biografías de japoneses locales conocidos, la historia de organizaciones japonesas establecidas y la historia de las primeras ocupaciones japonesas". 15 Si bien la invitación describía los objetivos educativos de la exhibición, el JACL de Seattle esperaba que se aprendiera mucho más de la exhibición. En un libro informativo sobre la exhibición, la JACL escribió, “este programa público se presenta con la esperanza de que traerá unidad a una sociedad dividida, comprensión de la naturaleza de la diversidad en una cultura pluralista y el reconocimiento de la dignidad de todos grupos. ”16 Acercándose a la presentación de la exhibición con altas expectativas de revelación y aprobación pública, la JACL continuó recolectando archivos y refinando el diseño de la exhibición.

¿Lo que hay en un nombre?

Un aspecto importante de la exhibición fue la creación de un título fuerte y convincente. Larry Matsuda, el primer maestro que introdujo la historia asiático-estadounidense en las escuelas del estado de Washington y el miembro más joven del Comité de Orgullo y Vergüenza, se le ocurrió el nombre "Orgullo y Vergüenza" en una de las reuniones del Comité. Tomado de un especial de Walter Cronkite llamado "El Nisei: El orgullo y la vergüenza", Matsuda lo adaptó a "Orgullo y vergüenza". Continuó explicando a los miembros del comité la idoneidad del título, relatando el orgullo por los logros de los japoneses estadounidenses y la vergüenza de la injusticia de ser internado.17 Un informe escrito después de que se mostró la exhibición describía las dos palabras opuestas de el título:

"Orgullo" se refiere al orgullo y el espíritu de una raza inmigrante que llegó a estas costas extrañas en busca de fortuna. 'Orgullo' se refiere a sus logros como pioneros en un oeste joven y en crecimiento ... 'Orgullo' significa sus familias y sus hijos, los Nisei de segunda generación, marginales, que intentan cerrar la brecha con un pie en la comunidad japonesa y el otro en un sociedad hostil, dominante, que se esfuerza por cumplir los sueños de logro. "Orgullo" significa el Sansei, la tercera generación, que busca establecer su identidad, trabajando para corregir las desigualdades de la sociedad de una manera diferente.18

Sin embargo, para completar la historia japonesa-estadounidense, era esencial incluir y reconocer la vergüenza de ser discriminado, internado y traicionado por el gobierno estadounidense. El informe describió además:

'Vergüenza' significa la historia de prejuicios y discriminación que la sociedad blanca ha infligido durante mucho tiempo a las minorías ... 'vergüenza' significa la explosión de miedo, histeria y racismo que resultó en la evacuación forzada durante la guerra de más de 110,000 japoneses, dos tercios de ellos ciudadanos estadounidenses , desde sus hogares en la costa oeste hasta 10 campos de concentración en el interior. Ahora que el pueblo nikkei busca erradicar las desigualdades que existen en todos los campos de actividad de todas las minorías, es una "vergüenza" para la sociedad estadounidense que existan tales desigualdades'19.

El título "Orgullo y vergüenza" refleja aproximadamente 100 años de historia japonesa en los Estados Unidos, respaldando la amplia gama de temas de la exhibición. El comité aceptó el título de la exhibición y continuó publicitando la exhibición.

La exposición

Los temas de la exhibición recibieron mucha consideración por parte del comité JACL y los contribuyentes japoneses estadounidenses. Después de deliberar sobre varios temas y métodos de presentación, el comité decidió sobre siete cuestiones dentro del pasado y el presente de la comunidad japonesa estadounidense: el Issei Pioneer, la comunidad japonesa estadounidense, la Segunda Guerra Mundial y la evacuación, los campos de concentración: EE. UU., Prueba en sangre, Sansei Mira el día de hoy y el desafío. En el marco de estos temas generales se incluyeron detalles de las primeras ocupaciones de las organizaciones y actividades japonesas, japonesas estadounidenses, personalidades locales japonesas americanas bien conocidas y la experiencia de la Segunda Guerra Mundial japonesa americana. Estos temas se exhibieron mediante el uso de ensayos fotográficos, modelos a escala y objetos culturales a lo largo de múltiples paneles.20 El estilo en el que se exhibieron los sujetos creó un ambiente de intercambio, y con razón, ya que el objetivo de la exhibición era compartir el Experiencia japonesa estadounidense con miembros más jóvenes de la comunidad y el público en general.

La experiencia del internamiento no dominó la exhibición, incluso si es por lo que el Orgullo y la Vergüenza serían más recordados. El orgullo de los japoneses por su comunidad, herencia y perseverancia quedó bien documentado en la exhibición. Numerosas imágenes mostraban a japoneses de diferentes épocas participando en actividades culturales y estadounidenses. Un maniquí femenino mostraba el vestido tradicional de una mujer japonesa, mientras que las imágenes en el panel detrás de ella mostraban a hombres y mujeres japoneses con atuendos estadounidenses. Otros paneles mostraron las diversas instituciones religiosas japonesas. La Iglesia Budista recibió tres paneles y exhibió fotografías de la iglesia, un collage de fotografías de jóvenes japoneses e información sobre el budismo. Otros tres paneles fueron dedicados al Blaine Memorial United Methodist y la Iglesia Congregacional Japonesa. Las fotografías fueron el medio principal utilizado para transmitir información, mostrando personas, las estructuras de la iglesia y retratos de varios pastores. Múltiples paneles describieron las primeras ocupaciones de los colonos japoneses a través de imágenes, que incluyen ferrocarriles, madereras, pesca y conservas, agricultura y trabajo en hoteles. Una maqueta en exhibición mostraba a hombres japoneses trabajando en la construcción de vías férreas. Finalmente, varios paneles hablaron con los Sansei, la tercera generación de japoneses en los Estados Unidos, describiendo eventos y actividades actuales dentro de la comunidad.21 Todos estos temas destacaron la historia positiva de la situación actual de la comunidad e individuos japoneses estadounidenses. Los logros de los estadounidenses de origen japonés en exhibición representaron y encendieron el orgullo dentro de la comunidad. La inclusión de estos aspectos positivos de la experiencia japonesa-estadounidense fue vital para la exhibición. Debido a que la exhibición "Orgullo y vergüenza" fue la primera de su tipo en mostrar las injusticias infligidas a los japoneses estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, seguramente se encontrará con un público poco receptivo y reacio. Los agradables sentimientos evocados por las exhibiciones de "orgullo" serían beneficiosos para los espectadores al observar aquellas partes de la exhibición dedicadas a la "vergüenza" de las políticas de guerra de Estados Unidos.

Se dedicaron tres paneles a la experiencia de encarcelamiento de japoneses y japoneses estadounidenses. El título estaba compuesto por titulares de periódicos y decía "JAPS". Un panel presentó los avisos y proclamas públicas de la evacuación japonesa. También mostró ejemplos de propaganda de peligro amarillo. En negrita y en medio de este panel, se colocó una cita del juez de la Corte Suprema Murphy que describe la injusticia del internamiento: “Una de las privaciones más amplias y completas de los derechos constitucionales en la historia de esta nación en ausencia de la ley marcial . " Uno de los temores sobre la exhibición de la historia del internamiento fue el resurgimiento de la discriminación japonesa.22 Esta cita recordó a los espectadores que lo que había sucedido era de hecho una injusticia. Un segundo panel mostró imágenes del proceso de evacuación. Las fotografías mostraban a grupos de japoneses saliendo de sus hogares, subiendo a trenes hacia los campos de internamiento, esperando con equipaje y otras imágenes de reubicación. Otras imágenes retrataron los cuarteles y los campamentos, destacando las desoladas e inadecuadas condiciones de vida en las que los japoneses se vieron obligados a subsistir. El tercer panel de la serie mostró más imágenes de la vida en el campamento. Un mapa de los Estados Unidos ilustró la ubicación de los diez campos de internamiento, y una toma aérea de un campo proporcionó a los espectadores una idea de la estructura del campo. Una imagen de una torre de vigilancia recordó a los espectadores que los japoneses no habían sido reubicados en condiciones normales de vivienda, sino más bien en barracones fuertemente asegurados. La foto de una calle solitaria, polvorienta y fea mostraba una típica escena de campamento.23 Estos paneles mostraban la vergüenza que sentía la comunidad japonesa por su experiencia y también mostraban la vergüenza del gobierno por forzar la evacuación de miles de personas inocentes. La experiencia del internamiento se describió además a través de un modelo a escala real del interior de un cuartel. El set mostraba las estrechas viviendas y la falta de privacidad que proporcionaba una barraca. El modelo incluía una cama doble, una mesa y tres sillas, una cómoda, un escritorio y una estufa de leña. La “habitación” parecía limpia e intentaba una atmósfera hogareña, pero obviamente era extremadamente pequeña e inapropiada para una familia. Este modelo de tamaño natural dio a muchos espectadores un primer vistazo a las condiciones de vida en las que vivían los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Estos paneles y exhibiciones que representan la "vergüenza" evocaron diversas emociones y respuestas de los espectadores. Desafortunadamente, no todas las reacciones fueron sensibles a la experiencia japonesa.

Reacciones a "Orgullo y vergüenza"

El director de MOHAI, Sutton Gustison, estaba de vacaciones cuando se montó la exhibición. Cuando regresó, se sintió perturbada por partes de la exhibición, a saber, las exhibiciones y paneles sobre el internamiento japonés. 24 La Sra. Gustison había pensado que la exhibición mostraría artículos y prácticas culturales japonesas inofensivas, como vestimenta tradicional y arte. Moriguchi explicó: "Supongo que no le gustó la historia que no fuera amable" .25 La exhibición tomó a la Sra. Gustison tan desprevenida que intentó quitar las partes cuestionables.26 Sin embargo, sus esfuerzos no tuvieron éxito y el público vio la pantalla como estaba destinada a ser vista.

La exposición estuvo expuesta del 7 de julio al 7 de septiembre de 1970.27 En total, unas 34.000 personas, tanto japoneses como no japoneses, vieron la exposición “Orgullo y vergüenza” en MOHAI. La JACL y la MOHAI enviaron invitaciones y volantes a la comunidad japonesa estadounidense, así como a muchas otras. También se crearon y distribuyeron volantes y panfletos.28 El público también se informó sobre la exhibición a través de la cobertura de los medios, aunque escasa. Ambos The Seattle Times y El Seattle Post-Intelligencer publicó un breve aviso sobre la exhibición en la sección de Arte y Entretenimiento alrededor de la inauguración de la exhibición a principios de julio. los Veces presentó una fotografía de la exhibición de varios japoneses en un automóvil, titulada “Parte del orgullo”. 29 Una breve propaganda sobre la exhibición proporcionó a los lectores lo esencial, pero no ofreció una reseña de la exhibición. los PI proporcionó un artículo algo más largo que el Veces, pero no mucho más en cuanto a opinión. Titulado, "La exposición examina el papel de los japoneses", el artículo describía principalmente a los lectores lo que presentaba la exposición. Ciudadano del Pacífico, la publicación nacional de JACL, escribió solo un artículo breve titulado “Dentro del campamento WRA parte de la exhibición del museo de Seattle” .31 Aunque estaba dirigido a japoneses estadounidenses, el periódico no destacó significativamente la profunda exhibición del museo ni relató su importancia a sus lectores. Dada la gran cantidad de personas que vieron la exhibición “Orgullo y vergüenza”, es sorprendente que los medios de comunicación le presten tan poca atención.

Muchos de los que vieron "Orgullo y vergüenza" eran de ascendencia japonesa. Es difícil saber cómo se sintió la comunidad japonesa estadounidense en su conjunto acerca de la exhibición. Muchos habían hablado abiertamente sobre el internamiento, mientras que otros habían estado en silencio durante mucho tiempo, y las reacciones a la exhibición probablemente variaron. Una entrevista con Matsuda en noviembre de 2005 proporciona una idea de las complicadas reacciones de los japoneses estadounidenses al internamiento. Por un lado, Matsuda notó que sus padres hablaron abiertamente sobre el internamiento y de hecho participaron en reuniones con personas que conocieron mientras estaban internadas. Pero, por otro lado, señaló Matsuda, "los japoneses no son como los italianos ... hay mucho de mantenerlo adentro, no expresar cosas ... no dices nada, no te quejas, no haces olas". 32 Aunque no conocemos los sentimientos exactos de quienes vieron la exhibición, sabemos que “Orgullo y vergüenza” hizo que la gente pensara.

En un informe de JACL posterior a la exhibición de MOHAI, Moriguchi escribió que “los productos de la exhibición fueron: (1) participación de los jóvenes, (2) interés de otras comunidades en la exhibición y (3) un despertar general de los japoneses a su historia y actividades ”. 33 La exhibición hizo que suficientes estadounidenses de origen japonés evaluaran sus sentimientos hacia su experiencia de internamiento en el sentido de que el movimiento de reparación obtuvo un apoyo y una publicidad significativos. Además, "Orgullo y vergüenza" fue considerado tan importante por sus creadores y muchos de los que lo vieron que la exhibición se convirtió en una exhibición itinerante que eventualmente recorrió el noroeste del Pacífico.

"Orgullo y vergüenza" en el camino

Si bien "Orgullo y vergüenza" puede que no haya atraído la atención de los medios de comunicación, sí llamó la atención de varios otros museos y comunidades japonesas en otras partes del noroeste. Kenneth Hopkins, director del Museo del Capitolio del Estado de Washington, le preguntó a Tomio Moriguchi si estaría interesado en crear un "proyecto conjunto museo-comunidad" a partir de "Orgullo y vergüenza". 34 Moriguchi y el Seattle JACL decidieron continuar el "Orgullo y vergüenza ”Proyectar y llevar la pantalla a la carretera. Moriguchi le entregó las cosas al Dr. Minoru Masuda, profesor de psiquiatría en la Universidad de Washington y copresidente del Comité del Orgullo y la Vergüenza, debido a su conocimiento sobre la obtención de subvenciones.35 A mediados de octubre, Minoru envió un considerable informe a National Endowment for the Humanities solicitó una subvención por un total de $ 8571.00, que se utilizará desde el 1 de julio de 1971 hasta el 31 de diciembre de 1973.36 La solicitud proporcionó una breve historia de la comunidad japonesa estadounidense y enfatizó la necesidad de contar la historia del internamiento a más personas. La aplicación explicó además el desglose de la exhibición itinerante, enumerando cómo viajaría, adónde y qué se incluiría en la exhibición. La solicitud de subvención fue revisada y, a fines de marzo de 1971, el JACL ganó un poco más de $ 6500.00 para poner “Orgullo y vergüenza” en el camino.37

Se creó un nuevo comité dentro de la JACL para asumir las muchas tareas de cambiar la exhibición original en una itinerante. “Se cambió bastante”, recuerda Moriguchi.38 Gran parte del mismo material e información se incluyó en la exhibición itinerante, pero se mostró de una manera nueva. Los miembros trabajaron para revisar la pantalla, construyeron nuevas piezas y estructuras y diseñaron los paneles para que se puedan colocar y desmontar fácilmente. Además, el comité decidió mejorar la exhibición con una presentación en vivo a cargo de personas conocedoras. Descrito como “un aspecto verbal y contundente de la exhibición ... calculado para generar un [impacto] dinámico” 39, se consideró que el panel era una adición vital a la exhibición. Las imágenes y las pantallas no solo hablarían con los espectadores, sino que los miembros de la comunidad japonesa compartirían historias, liderarían debates y responderían preguntas.

Al igual que el nombre de la exhibición original, la búsqueda del logo de la exhibición produjo un diseño gráfico informativo, artístico y crucial. Frank Fujii diseñó lo que todavía se usa y se conoce hoy como "el llamado a las armas". El logotipo representa la representación de los personajes de las generaciones Issei, Nisei y Sansei rodeadas por un círculo y anilladas con alambre de púas. el proyecto. Una vez resuelta la logística de la exhibición, el comité se dispuso a buscar lugares para exhibir la exhibición.

En la solicitud de subvención, Minoru escribió: “Se considera que esta exposición debe ser vista por tantas personas como sea posible.No está diseñado para exhibirse solo en instituciones educativas, sino que debe colocarse en centros comerciales, centros cívicos, edificios públicos y centros comunitarios ... y reservas militares ”.41 A pesar de estos elevados objetivos de exhibición expansiva, la exhibición se exhibió principalmente en colegios comunitarios, escuelas secundarias y museos.42 El Museo del Capitolio del Estado en Olympia presentó la exhibición por primera vez a principios de enero de 1972. El viaje "Orgullo y vergüenza" también hizo apariciones en la comunidad de Shoreline, Highline, Tacoma, Big Bend, Columbia Basin y Spokane Falls. colegios. También se vio en las escuelas secundarias de Bainbridge, Franklin, Sammamish y Mercer Island. Las comunidades de Seattle JACL y japonesas americanas en todo el noroeste del Pacífico sintieron que la exhibición "Orgullo y vergüenza" era tan importante que solicitaron y se les concedió una extensión de fondos para años adicionales de viaje. Esta extensión permitió que aún más personas vieran la historia y la cultura japonesa-estadounidense. La última exhibición de la exhibición fue en 1975 en la Western Washington University. A pesar de los extensos viajes de la exhibición, la participación no fue tan alta como se esperaba. Moriguchi y los organizadores de Pride and Shame esperaban causar un gran revuelo en la región y la nación. Reflexionó que

Pensamos que miles de personas tendrían que venir a ver nuestra exhibición. Pero no hubo tanto interés ... en retrospectiva, no creo que tuviéramos tanto impacto como pensé que tendríamos o podríamos o deberíamos tener ... Creo que si lo hiciera ahora, lo promocionaríamos de manera muy diferente, más grande … 43

Moriguchi vio que el impacto de la exhibición se concentraba principalmente en la comunidad japonesa estadounidense de la nación en lugar de en el país en su conjunto. Dicho esto, más de 100,000 personas habían visto la exhibición cuando se empacó en 1975.

Hacia la reparación

La exposición itinerante fue un gran éxito. Una vez más, sin embargo, la atención de los medios fue escasa y se registraron pocas reacciones a la exhibición. ¿Por qué hubo tan poca información sobre la exhibición "Orgullo y vergüenza"? Es difícil determinar todos los factores que influyeron en la recepción de la exhibición por parte del público y los medios de comunicación. El hecho de que haya poca información sobre la exposición “Orgullo y vergüenza” y su respuesta por parte del público no nos deja con las manos vacías. Más bien, la falta de información es en sí misma información. Quizás el público no estaba preparado para reconocer abiertamente un crimen cometido contra algunos de sus habitantes bajo la mirada de todos. Otro factor que influyó en la recepción de la exhibición fue la relativa novedad en el momento de una exhibición de museo político que cuestionaba el manejo del gobierno estadounidense de la Segunda Guerra Mundial. Especialmente en MOHAI, las exhibiciones mostraban en su mayoría artefactos históricos y culturales “bonitos”. Por ejemplo, las exhibiciones que se exhibieron en MOHAI entre su fundación en 1952 y "Orgullo y vergüenza" incluyen: "Navidad alrededor del mundo", "Historia de Boeing", "Primer día al aire libre" y "Remolcado". 44 La falta de exhibiciones provocativas generó una atmósfera desigual en la que entró “Orgullo y vergüenza”. Como una de las primeras exhibiciones del museo que presenta injusticias en MOHAI, “Orgullo y vergüenza” podría haber tomado a algunos por sorpresa.

Aunque la cobertura de los medios es rápida y tiene poderes de gran alcance, existen otros puntos de referencia a partir de los cuales podemos medir el éxito de "Orgullo y vergüenza". Uno de esos puntos de referencia es la literatura. Desde artículos académicos hasta testimonios personales, la literatura sobre el internamiento japonés comenzó a publicarse en grandes cantidades. Una búsqueda en diversas bases de datos demuestra que antes de 1970, año en el que se exhibió “Orgullo y vergüenza”, el periodismo sobre el internamiento japonés era escaso. Según la base de datos de bibliotecas de la Universidad de Washington, entre 1940 y 1969 se publicó un total de aproximadamente 19 libros sobre el internamiento japonés.45 La búsqueda arrojó diez libros publicados entre 1940 y 1949, seis libros entre 1950 y 1959 y tres libros entre 1960 y 1969. El La creciente demanda de reparación durante los años setenta y ochenta se satisfizo con la publicación de innumerables libros, artículos y revistas, así como con la producción de videos y grabaciones de sonido. Los nuevos textos se centraron más específicamente en la injusticia de la experiencia del internamiento, los efectos del internamiento en la población estadounidense de origen japonés y la necesidad de reparación. De 1970 a 1980 se publicaron 19 libros y de 1980 a 1990 se publicaron 43 libros sobre internamiento. Una búsqueda en la base de datos de OCLC WorldCat, un motor de búsqueda de literatura internacional, informa que 54 libros llegaron a las estanterías entre 1980 y 1990, mientras que se crearon 20 grabaciones de sonido.46 Los títulos exhibidos por la nueva literatura hablaban del cambio de actitud entre los japoneses-estadounidenses y el público. Los títulos ya no eran simples y agradables, sino que muchos de los títulos llamaban agresivamente a los lectores. Detrás de alambre de púas, En busca de justicia, Campos de concentración de EE. UU., y Justicia personal denegada son solo algunos ejemplos de los títulos contundentes y convincentes que se muestran en la literatura después de 1970.

La exhibición "Orgullo y vergüenza" jugó un papel importante en este aumento del interés en la experiencia de la Segunda Guerra Mundial entre los japoneses y los estadounidenses. La exhibición alcanzó con éxito a más de 100,000 personas y actuó como un punto de inflexión para muchos de los que la vieron. Presentó el internamiento en la voz de los estadounidenses de origen japonés e indicó que estaban listos para la acción para buscar reparación. La exhibición también fue vista por no japoneses. La revelación a los blancos y otros grupos sobre lo que les había sucedido a los japoneses creó una audiencia más receptiva a la campaña de reparación. La exhibición creó un anhelo de más conocimiento sobre el internamiento japonés entre algunos. Otros sintieron la necesidad de compartir su historia u opiniones para llegar a más personas.

A "Orgullo y vergüenza" se le atribuye haber proporcionado una chispa importante al movimiento de reparación en la comunidad japonesa estadounidense. En Nacido en Seattle, el autor Shimabukuro informa que dentro de las fechas de viaje de “Orgullo y vergüenza”, Henry Miyatake presentó los planes iniciales de reparación en una reunión de JACL en Seattle.47 El problema tuvo un efecto galvanizador en Seattle y un efecto dominó en todo el país.

A pesar del aumento de las acciones de reparación y publicidad sobre el internamiento japonés, la justicia tardó mucho en llegar. No fue sino hasta 18 años después de la exhibición de “Pride and Shame” que la comunidad japonesa americana recibió una disculpa tardía. El 10 de agosto de 1988, el presidente Reagan promulgó la Ley de Libertades Civiles. Este acto otorgó a los internados una "disculpa nacional y una compensación monetaria a los japoneses estadounidenses sobrevivientes" afectados por el internamiento. 48 Cada persona internada debía recibir un cheque por $ 20,000 del gobierno federal como restitución por su sufrimiento y pérdidas de propiedad. Estas reparaciones pagadas a miles de personas sobrevivientes no hubieran sido posibles sin la determinación y el arduo trabajo de la JACL de Seattle, incluido uno de sus primeros intentos de "Orgullo y vergüenza".

Como se informó en Nacido en Seattle, la JACL de Seattle presionó a la JACL nacional para que se ocupara del tema. El representante de Seattle, Mike Lowry, presentó la primera legislación de reparación a la Cámara de los Estados Unidos el 28 de noviembre de 1979. Como señaló Lowry más tarde, "si tuviera que decir cuál es la única razón por la que se aprobó la legislación de reparación, fue por la JACL del Capítulo de Seattle". 49 La exhibición “Orgullo y vergüenza” pareció tener efectos sutiles, pero fueron de gran alcance y poderosos en niveles que van desde el sufrimiento personal hasta la historia nacional.

En el mundo acelerado y de alta tecnología de hoy, la información y la educación sobre el internamiento están fácilmente disponibles y son comúnmente conocidas. Sin embargo, no siempre ha sido así. No fue sino hasta después de la exhibición "Orgullo y vergüenza" en 1970 que la literatura sobre la reubicación y el internamiento japoneses estuvo ampliamente disponible. La creciente producción de literatura relacionada con el internamiento y la reparación refleja el creciente apoyo y publicidad del movimiento de reparación. Debido a “Orgullo y vergüenza”, una comunidad que había reprimido sus sentimientos y su historia estaba en mejores condiciones para hablar sobre sus experiencias y emociones. Debido a “Orgullo y vergüenza” mucha gente que no estaba familiarizada con la injusticia impuesta a los japoneses se informó. Debido a “Orgullo y vergüenza”, una comunidad finalmente se indignó por lo que se les había hecho y luchó por una reparación. Debido a “Orgullo y vergüenza”, las historias invaluables de una población que envejece fueron capturadas antes de que se perdieran para siempre.

Copyright y copia Allison Shephard 2006
HSTAA 498 Otoño de 2005

1 Orden ejecutiva 9066: El internamiento de 110.000 japoneses-estadounidenses, Centro de estudios asiático-americanos,

2 Orden ejecutiva 9066: resultando en la reubicación de japoneses (1942),

3 Orden ejecutiva 9066: resultando en la reubicación de japoneses (1942).

4 Larry Matsuda, entrevista de Trevor Griffey y Allison Shephard, 3 de noviembre de 2005, Seattle Civil

5 Steve Louie y Glenn K. Omatsu, eds. Asiáticoamericanos: el movimiento y el momento. Los Ángeles, California: UCLA Asian American Studies Center Press, 2001.

6 Masumi Izumi. "Prohibición de los" campos de concentración estadounidenses ": derogación de la detención de emergencia

Ley y la Memoria Histórica Pública del Internamiento Japonés Americano ”. Revisión histórica del Pacífico, Vol. 74, núm. 2, páginas 165–193

7 The Seattle Chapter, Japanese American Citizens League, Seattle Chapter, http://www.jaclseattle.org/.

8 Donald D Kazama, Papeles, Colecciones Especiales de la Universidad de Washington. Número de adhesión 1356, 1794, 2012-7, recuadro 13, "Liga de ciudadanos estadounidenses de origen japonés: Informe de actividades de la juventud - 16 de junio a septiembre de 1970".

9 Capítulo de JACL Seattle. Documentos. Colecciones especiales de la Universidad de Washington. Número de registro 217-6, 919, 919-4, 1814, 1820, recuadro 10, "Orgullo y vergüenza: antecedentes informativos de la exhibición de Orgullo y vergüenza".

10 Kazama, Papers, Carta enviada el 3 de abril de 1970.

11 Capítulo de JACL Seattle. Documentos. Colecciones especiales de la Universidad de Washington. Número de adhesión 217-6, 919, 919-4, 1814, 1820, recuadro 10.

12 Robert S. Shimabukuro, Nacido en Seattle: la campaña para la reparación japonesa estadounidense. Seattle: University of Washington Press, 2001, pág. 6.

13 Kazama, Papers: JACL Youth Activity Report - 16 de junio a septiembre de 1970.

14 JACL Seattle Chapter, Papers, Invitation, 1 de mayo de 1970.

15 JACL Seattle Chapter, Papers, Invitation, 1 de mayo de 1970.

16 Capítulo de JACL Seattle, Documentos, "Orgullo y vergüenza: antecedentes informativos de la exhibición de Orgullo y vergüenza".

17 Larry Matsuda, entrevista de Trevor Griffey y Allison Shephard, 3 de noviembre de 2005, Proyecto de Historia Laboral y Derechos Civiles de Seattle. matsuda.htm

18 Capítulo de JACL Seattle, "Orgullo y vergüenza: Antecedentes informativos de la exhibición de Orgullo y vergüenza".

19 Capítulo de JACL Seattle, "Orgullo y vergüenza: Antecedentes informativos de la exhibición de Orgullo y vergüenza".

20 JACL Seattle Chapter, Papers, "Display of Japanese American History".

21 Museo de Historia e Industria, Diapositivas, "Japonés Americano".

22 Frank Abe, "Orgullo y vergüenza: los estadounidenses de origen japonés y el viaje de 38 años hacia la justicia". The Seattle Sun, 5 de diciembre de 1979. P.11.

23 Museo de Historia e Industria, Diapositivas.

24 Elizabeth Furlow, “Exposición sobre el orgullo y la vergüenza de los japoneses-americanos en el Museo de Historia e Industria”, hoja informativa, MOHAI, 25 de septiembre de 2000.

25 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 6.

26 Tomio Moriguchi, entrevista de Becky Fukuda, 9 de diciembre de 1999. Segmento 7. Entrevista de historia visual de Densho. www.densho.org

28 Kazama, Papers, folleto “El orgullo y la vergüenza”.

29 The Seattle Times, “Part of the‘ Pride ’”, 12 de julio de 1970, C1.

30 The Seattle Post-Intelligencer, “Exhibit Examines Role of Japanese”, 12 de julio de 1970, W9.

31 Pacific Citizen, “Inside WRA camp part of Seattle museum display”, 26 de junio de 1970.

32 Larry Matsuda, entrevista de Trevor Griffey y Allison Shephard, 3 de noviembre de 2005, Proyecto de Historia Laboral y Derechos Civiles de Seattle. matsuda.htm

33 Kazama, Papers, JACL Youth Activity Report, del 16 de junio al septiembre de 1970.

34 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 10. Tomio Moriguchi. Entrevista de Becky Fukuda, 9 de diciembre de 1999, segmento 8. Entrevista de historia visual de Densho. www.densho.org

35 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 10.

36 JACL Seattle Chapter Papers, Solicitud de subvención de proyecto.

37 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 10.

38 Tomio Moriguchi. Entrevista de Becky Fukuda, 9 de diciembre de 1999, segmento 8. Entrevista de historia visual de Densho. www.densho.org

39 Capítulo de Seattle de JACL. Exposición itinerante y programa Papers, Pride and Shame.

40 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 11.

41 JACL Seattle Chapter, Papers, Project Grant Application.

42 Capítulo de JACL Seattle, artículos, posible itinerario: orgullo y vergüenza.

43 Tomio Moriguchi. Entrevista de Becky Fukuda, 9 de diciembre de 1999, segmento 8. Entrevista de historia visual de Densho. www.densho.org

44 Museo de Historia e Industria, "Chronology of MOHAI Exhibits".

45 Bibliotecas de la Universidad de Washington, http: //www.lib.washington.edu. Búsquedas avanzadas de palabras clave japonesas estadounidenses e internación, japonesas estadounidenses.

46 Bibliotecas de la Universidad de Washington, OCLC WorldCat, http: //www.lib.washington.edu/types/databases/o.html. Búsquedas avanzadas de palabras clave: estadounidenses de origen japonés y internamiento.

47 Shimabukuro, Nacido en Seattle, pag. 17.

48 Leslie T. Hatamiya, Corregir un error: los estadounidenses de origen japonés y la aprobación de la Ley de Libertades Civiles de 1988. Stanford: Stanford University Press, 1993. P.


Movimiento de derechos civiles

Desde el final de la Guerra Civil estadounidense, los afroamericanos han luchado por lograr la igualdad. En 1865, la Decimotercera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos puso fin a la esclavitud en los Estados Unidos. La Decimocuarta Enmienda otorgó igual protección bajo la ley a los afroamericanos en 1867, y en 1870, la Decimoquinta Enmienda otorgó a los hombres afroamericanos el derecho al voto. A pesar de estas protecciones legales, los afroamericanos continuaron enfrentando discriminación económica, social y política en los Estados Unidos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos estadounidenses se unieron a través de líneas de color para protestar contra el racismo y la discriminación que existían en los Estados Unidos. Durante muchos años antes de la Segunda Guerra Mundial, un número menor de estadounidenses había luchado por la igualdad. Sin embargo, con el final de la Segunda Guerra Mundial, surgió un Movimiento de Derechos Civiles más organizado.

Hubo varias razones por las que este movimiento se desarrolló en este punto de la historia de Estados Unidos. Cientos de miles de afroamericanos sirvieron a su país durante la Segunda Guerra Mundial. Descubrieron que la discriminación racial no era tan opresiva en países europeos como Gran Bretaña y Francia. Por primera vez, mucha gente se dio cuenta de que Estados Unidos podía convertirse en una tierra sin discriminación racial. Otra razón principal para el crecimiento del Movimiento de Derechos Civiles al final de la Segunda Guerra Mundial fue el G.I. Factura. Para ayudar a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial a readaptarse a la vida después de regresar a casa, el gobierno federal ayudó a compensar el costo de una educación universitaria. Miles de veteranos afroamericanos aprovecharon este beneficio, pero aún enfrentaron discriminación laboral que les impidió trabajar en trabajos profesionales mejor pagados. Muchos graduados universitarios afroamericanos tuvieron que aceptar trabajos que podrían haber obtenido sin un título universitario de cuatro años. Descontentos de que Estados Unidos no proporcionara verdaderamente libertad e igualdad a todas las personas, muchos afroamericanos y sus partidarios crearon un movimiento mucho más organizado para lograr la igualdad de derechos.

Durante la década de 1950 y principios de la de 1960, Martin Luther King, Jr. surgió como un líder importante del Movimiento de Derechos Civiles. En 1955, ayudó a organizar el boicot de autobuses de Montgomery y esperaba poner fin al transporte público segregado en Montgomery, Alabama. King luego formó la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Esta organización, establecida en 1957, buscó unir iglesias en todo el sur para protestar contra la segregación racial y la falta de otros derechos para los afroamericanos. King fue un líder en esta organización por el resto de su vida. Abogó por la protesta no violenta. King creía que la gente de todas las razas vería con buenos ojos un movimiento que fomentara la paz y la igualdad y no enfrentara la injusticia con violencia. El mensaje pacífico de King atrajo a miles de seguidores de todas las razas que estuvieron de acuerdo en que la segregación y la falta de derechos de los afroamericanos no podían continuar.

King organizó manifestaciones de protesta, boicots, sentadas y marchas. Esperaba que miles de personas que pedían de manera pacífica y respetuosa la igualdad de derechos reunieran su apoyo al Movimiento por los Derechos Civiles. El evento más conocido organizado por King fue la Marcha en Washington por el Empleo y la Libertad, que tuvo lugar el 28 de agosto de 1963 en Washington, DC. Fue en esta protesta que King pronunció su discurso "Tengo un sueño". Entre 200.000 y 500.000 personas de todas las razas marcharon por las calles de Washington. Solicitaron pacíficamente el apoyo del gobierno para poner fin a la segregación y otras formas de injusticia racial. Sin embargo, muchas personas respondieron con violencia para tratar de evitar el crecimiento continuo y el éxito del Movimiento de Derechos Civiles.

El Movimiento de Derechos Civiles tuvo éxito en 1964 y 1965, con la aprobación por el gobierno federal de la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965. Estas dos leyes federales prohibieron la segregación, garantizaron a los afroamericanos la misma protección ante la ley y realmente aseguraron Hombres y mujeres afroamericanos el derecho al voto. Sin embargo, el Movimiento de Derechos Civiles no había terminado. King y otros activistas continuaron instando a manifestaciones pacíficas para protestar por la falta de igual salario por trabajo igual para los afroamericanos. También buscaron mejorar las oportunidades educativas para personas de todas las razas.

El Movimiento de Derechos Civiles comenzó a cambiar después de 1965. Algunos afroamericanos comenzaron a rechazar los llamados a protestas no violentas. Estas personas querían que los cambios ocurrieran mucho más rápidamente. Exigieron acción ahora, en lugar de los cambios más lentos que generalmente provienen de manifestaciones pacíficas. Para 1965, el Movimiento por los Derechos Civiles se había dividido entre los seguidores más pacíficos de King y los afroamericanos generalmente más jóvenes y asertivos que defendían otros métodos, como Malcolm X y el Partido Pantera Negra.

A pesar de esta división dentro del Movimiento de Derechos Civiles, activistas de todas las razas continuaron luchando por los derechos de los afroamericanos. El 4 de abril de 1968, un asesino mató al Dr. Martin Luther King Jr. en Memphis, Tennessee. El Movimiento por los Derechos Civiles se dividió aún más y carecía de la fuerte influencia y el liderazgo que había disfrutado a fines de la década de 1950 y principios de la de 1960.

Muchas personas ven el Movimiento de Derechos Civiles como la lucha para brindar igualdad de oportunidades a los afroamericanos en el sur de los Estados Unidos, pero esta era de reformas abarcó mucho más.Durante las décadas de 1950 y 1960, los afroamericanos que vivían en la parte norte de los Estados Unidos también experimentaron racismo y discriminación. En general, los problemas que soportaron estas personas no fueron tan opresivos como los que enfrentaron los afroamericanos en el sur. Muchos residentes blancos y afroamericanos de Ohio trabajaron activamente para traer cambios al sur. Se unieron a organizaciones como el Comité Coordinador Estudiantil No Violento y el Congreso de Igualdad Racial. Participaron en protestas en todo el sur, incluido el Freedom Summer Project de 1964.

Otros activistas del norte buscaron acabar con la desigualdad en Ohio. Por ejemplo, durante las décadas de 1960 y 1970, el United Freedom Movement buscó eliminar la segregación de las escuelas en Cleveland, Ohio. En parte debido a la presión de los activistas de derechos civiles, el estado de Ohio promulgó la Ley de Derechos Civiles de Ohio de 1959 para "prevenir y eliminar la práctica de discriminación en el empleo contra personas debido a su raza, color, religión, origen nacional o ascendencia". La Ley de Derechos Civiles también garantizó a todas las personas un acceso equitativo a las instalaciones públicas y empresas privadas. La Ley de Derechos Civiles de Ohio estableció la Comisión de Derechos Civiles de Ohio para ayudar a eliminar la discriminación en Ohio.


Inicio »Actualizaciones de noticias diarias» La Segunda Guerra Mundial y el Movimiento de Derechos Civiles La Segunda Guerra Mundial y el Movimiento de Derechos Civiles

Jesse Owens saluda a la bandera de Estados Unidos en su ceremonia de medalla de oro en salto de longitud.

Dos actuaciones deportivas notables de afroamericanos antes de la Segunda Guerra Mundial tuvieron un efecto básico en lo que se convirtió en una mayor conciencia y actividad de los derechos civiles después de que terminó la guerra. Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de 1936 y Joe Louis se convirtieron instantáneamente en dos nuevos íconos deportivos, y el público estadounidense pasó por un cambio psíquico subliminal al adaptarse a dos nuevos héroes deportivos nacionales afroamericanos.

En este nivel subliminal, los logros de Owens y Lewis subrayaron que el pensamiento racista no tiene fundamento en los hechos. Junto con estos ajustes debajo de la superficie fue nuestra entrada en la Segunda Guerra Mundial en 1941. Nuestros dos principales enemigos creían que eran de raza superior, y ambos llevaron a cabo campañas genocidas en su esfuerzo por gobernar el mundo. Los alemanes prácticamente exterminaron a la población judía de Europa y Japón masacró sistemáticamente a los chinos.

Joe Louis gana el campeonato de peso pesado (22 de junio de 1938).

Incluso con el racismo, una parte tan integral al que nos opusimos en la guerra, la mayoría de los estadounidenses, sin embargo, no conocían abiertamente la hipocresía de reclutar afroamericanos para luchar por su país en el extranjero, mientras estaban segregados aquí en casa.

La victoria sobre Alemania y el propio Japón también se sumó a este estofado de derechos civiles. Comenzó un cambio que finalmente provocó la destrucción del pensamiento y las actividades de la Europa colonial. Produjo una evolución en el partido demócrata, principalmente debido a las políticas progresistas de Franklin Roosevelt, que eventualmente cambiaron a los demócratas de ser el partido de la raza a uno que representa a todos los estadounidenses. Y finalmente, después de la victoria en 1948, el sucesor demócrata de Roosevelt, Harry Truman, abolió la discriminación racial en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Además de esta era de cambios en el aire de la posguerra, Jackie Robinson se convirtió en el primer afroamericano en jugar a la pelota en las Grandes Ligas en 1947.

Jackie Robinson y Ben Chapman, quien finalmente perdió su trabajo de gerente después de la carrera de hostigar a Robinson.

A partir de aquí, el Movimiento de Derechos Civiles como lo conocemos comenzó a tomar forma. No había vuelta atrás ahora, estábamos, y todavía estamos inalterablemente en un largo camino hacia la transformación.

(Nota: Un horrible incidente de derechos civiles que involucró la golpiza de un veterano estadounidense que regresaba, Isaac Woodard, llevó a Harry Truman a crear el primer Comité de Derechos Civiles del Presidente (PCCR), que luego publicó & # 8220To Secure These Rights & # 8221 en 1947. Este informe innovador es lo que llevó a Truman a eliminar la segregación de las fuerzas armadas (artículo de ClarksdaleNews sobre Isaac Woodard aquí).

Tres formas en que la Segunda Guerra Mundial ayudó a conducir al Movimiento por los Derechos Civiles.

Es importante, si no sutileza, que nuestro tono retórico y nuestra postura de guerra contra el fascismo, el racismo y la tiranía afectaron a nuestra población. Estábamos salvando al mundo, y nuestra posición pregonó a los Estados Unidos como una democracia inclusiva, como nuestra constitución declara tan elocuentemente, y que éramos un país de derechos iguales para todos (de lo contrario, ¿por qué estábamos luchando?).

Soldados afroamericanos capturados durante la Batalla de las Ardenas.

Al enfatizar los ideales de nuestro país a nivel mundial, nuestros líderes también nos estaban afectando a nivel nacional, todas las personas deberían tener los mismos derechos. Después de la guerra, los afroamericanos en particular, y especialmente nuestros veteranos afroamericanos que regresaron, simplemente no pudieron olvidar esta idea.

Más de 125.000 afroamericanos viajaron al extranjero para luchar por su país en la Segunda Guerra Mundial. Muchos a menudo fueron tratados mal en el servicio, algunos terriblemente, pero aun así lucharon por un estilo estadounidense que a menudo se les escapaba en casa. Esto fue especialmente así en el sur tradicional. Pero todavía lucharon, y se convirtió en parte de ellos que habían servido a su país con honor y merecían ser tratados por igual.

Algunos de los aviadores de Tuskegee.

(NOTA: Tres veteranos afroamericanos que regresaron a Clarksdale y al cercano delta del Mississippi hicieron contribuciones significativas en la era de los derechos civiles. Fueron Aaron Henry en Clarksdale, Medgar Evers, que era miembro de Clarksdale NAACP, y Amzie Moore en la cercana Cleveland, Mississippi . ClarksdaleNews los cubrirá todos de vez en cuando).

El final de la Segunda Guerra Mundial también vino con un cambio geográfico en el país. La gran migración se inició desde la Primera Guerra Mundial, pero se intensificó mucho después de que nuestros soldados regresaron de sus victorias en el Atlántico y el Pacífico. La invención del recolector mecánico de algodón en 1947 se sumó al impulso migratorio, y con tal afluencia de afroamericanos que se movían hacia el norte desde el sur segregado, se convirtió en una nueva población en partes del país a las que por primera vez se les permitió votar fácilmente. . Como tal, su poder de voto creció con el tiempo y, en consecuencia, los políticos se ocuparon más de sus necesidades para capturar su bloque de votantes. Esto ayudó mucho a que los Derechos Civiles avanzaran fuera del Sur, solo luego para regresar al Sur en la era de la Libertad de principios de la década de 1960 y # 8217.

En resumen, la Segunda Guerra Mundial vino con palabras y hechos para que los afroamericanos exigieran cada vez más libertad, y vino con la oportunidad para que muchos se mudaran a lugares donde se pudiera escuchar su voz. De todo esto, el Movimiento de Derechos Civiles se afianzó.


Inicio »Actualizaciones de noticias diarias» La Segunda Guerra Mundial y el Movimiento de Derechos Civiles La Segunda Guerra Mundial y el Movimiento de Derechos Civiles

Jesse Owens saluda a la bandera de Estados Unidos en su ceremonia de medalla de oro en salto de longitud.

Dos actuaciones deportivas notables de afroamericanos antes de la Segunda Guerra Mundial tuvieron un efecto básico en lo que se convirtió en una mayor conciencia y actividad de los derechos civiles después de que terminó la guerra. Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de 1936 y Joe Louis se convirtieron instantáneamente en dos nuevos íconos deportivos, y el público estadounidense pasó por un cambio psíquico subliminal al adaptarse a dos nuevos héroes deportivos nacionales afroamericanos.

En este nivel subliminal, los logros de Owens y Lewis subrayaron que el pensamiento racista no tiene fundamento en los hechos. Junto con estos ajustes debajo de la superficie fue nuestra entrada en la Segunda Guerra Mundial en 1941. Nuestros dos principales enemigos creían que eran de raza superior, y ambos llevaron a cabo campañas genocidas en su esfuerzo por gobernar el mundo. Los alemanes prácticamente exterminaron a la población judía de Europa y Japón masacró sistemáticamente a los chinos.

Joe Louis gana el campeonato de peso pesado (22 de junio de 1938).

Incluso con el racismo, una parte tan integral al que nos opusimos en la guerra, la mayoría de los estadounidenses, sin embargo, no conocían abiertamente la hipocresía de reclutar afroamericanos para luchar por su país en el extranjero, mientras estaban segregados aquí en casa.

La victoria sobre Alemania y el propio Japón también se sumó a este estofado de derechos civiles. Comenzó un cambio que finalmente provocó la destrucción del pensamiento y las actividades de la Europa colonial. Produjo una evolución en el partido demócrata, principalmente debido a las políticas progresistas de Franklin Roosevelt, que eventualmente cambiaron a los demócratas de ser el partido de la raza a uno que representa a todos los estadounidenses. Y finalmente, después de la victoria en 1948, el sucesor demócrata de Roosevelt, Harry Truman, abolió la discriminación racial en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Además de esta era de cambios en el aire de la posguerra, Jackie Robinson se convirtió en el primer afroamericano en jugar a la pelota en las Grandes Ligas en 1947.

Jackie Robinson y Ben Chapman, quien finalmente perdió su trabajo de gerente después de la carrera de hostigar a Robinson.

A partir de aquí, el Movimiento de Derechos Civiles como lo conocemos comenzó a tomar forma. No había vuelta atrás ahora, estábamos, y todavía estamos inalterablemente en un largo camino hacia la transformación.

(Nota: Un horrible incidente de derechos civiles que involucró la golpiza de un veterano estadounidense que regresaba, Isaac Woodard, llevó a Harry Truman a crear el primer Comité de Derechos Civiles del Presidente (PCCR), que luego publicó & # 8220To Secure These Rights & # 8221 en 1947. Este informe innovador es lo que llevó a Truman a eliminar la segregación de las fuerzas armadas (artículo de ClarksdaleNews sobre Isaac Woodard aquí).

Tres formas en que la Segunda Guerra Mundial ayudó a conducir al Movimiento por los Derechos Civiles.

Es importante, si no sutileza, que nuestro tono retórico y nuestra postura de guerra contra el fascismo, el racismo y la tiranía afectaron a nuestra población. Estábamos salvando al mundo, y nuestra posición pregonó a los Estados Unidos como una democracia inclusiva, como nuestra constitución declara tan elocuentemente, y que éramos un país de derechos iguales para todos (de lo contrario, ¿por qué estábamos luchando?).

Soldados afroamericanos capturados durante la Batalla de las Ardenas.

Al enfatizar los ideales de nuestro país a nivel mundial, nuestros líderes también nos estaban afectando a nivel nacional, todas las personas deberían tener los mismos derechos. Después de la guerra, los afroamericanos en particular, y especialmente nuestros veteranos afroamericanos que regresaron, simplemente no pudieron olvidar esta idea.

Más de 125.000 afroamericanos viajaron al extranjero para luchar por su país en la Segunda Guerra Mundial. Muchos a menudo fueron tratados mal en el servicio, algunos terriblemente, pero aun así lucharon por un estilo estadounidense que a menudo se les escapaba en casa. Esto fue especialmente así en el sur tradicional. Pero todavía lucharon, y se convirtió en parte de ellos que habían servido a su país con honor y merecían ser tratados con igualdad.

Algunos de los aviadores de Tuskegee.

(NOTA: Tres veteranos afroamericanos que regresaron a Clarksdale y al cercano delta del Mississippi hicieron contribuciones significativas en la era de los derechos civiles. Fueron Aaron Henry en Clarksdale, Medgar Evers, que era miembro de Clarksdale NAACP, y Amzie Moore en la cercana Cleveland, Mississippi . ClarksdaleNews los cubrirá todos de vez en cuando).

El final de la Segunda Guerra Mundial también vino con un cambio geográfico en el país. La gran migración se inició desde la Primera Guerra Mundial, pero se intensificó mucho después de que nuestros soldados regresaron de sus victorias en el Atlántico y el Pacífico. La invención del recolector mecánico de algodón en 1947 se sumó al impulso migratorio, y con tal afluencia de afroamericanos que se movían hacia el norte desde el sur segregado, se convirtió en una nueva población en partes del país a las que por primera vez se les permitió votar fácilmente. . Como tal, su poder de voto creció con el tiempo y, en consecuencia, los políticos se ocuparon más de sus necesidades para capturar su bloque de votantes. Esto ayudó mucho a que los Derechos Civiles avanzaran fuera del Sur, solo luego para regresar al Sur en la era de la Libertad de principios de la década de 1960 y # 8217.

En resumen, la Segunda Guerra Mundial vino con palabras y hechos para que los afroamericanos exigieran cada vez más libertad, y vino con la oportunidad para que muchos se mudaran a lugares donde se pudiera escuchar su voz. De todo esto, el Movimiento de Derechos Civiles se afianzó.


Derechos civiles durante la Segunda Guerra Mundial

Frente a la discriminación y el racismo institucionalizados, los alistados afroamericanos respondieron al llamado del deber durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras servían a la causa de la libertad en el extranjero, estos soldados desafiaron la segregación en el ejército y en el frente interno. Lucharon contra las leyes Jim Crow del Sur y la inacción contra la desigualdad en el Norte. Buscaron elevar el estatus de los afroamericanos más allá del de un soldado de segunda clase y cumplir la promesa hecha por la emancipación. Estos militares se sacrificaron por la nación y exigieron los derechos inalienables que a ellos y a sus predecesores se les había negado durante siglos. Estos esfuerzos culminaron con la aprobación de la Orden Ejecutiva 9981, que pedía el fin de la segregación en todas las ramas de las fuerzas armadas en 1948. Sus esfuerzos sentaron las bases para el Movimiento de Derechos Civiles que seguiría en las décadas posteriores a la guerra.

Este proyecto analiza la causa y el efecto de la discriminación y la segregación durante la Segunda Guerra Mundial. La investigación en este trabajo utilizará una variedad de fuentes primarias y secundarias que van desde artículos de periódicos, correspondencia e informes y documentos gubernamentales hasta revistas académicas contemporáneas y libros académicos. Este proyecto se centra en las desigualdades en la vivienda, el transporte y los deberes que soportan los afroamericanos en el ejército, así como la respuesta de los militares y grupos de defensa como la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP) y el Congreso de Igualdad Racial ( CENTRO).


Ver el vídeo: A derrota da Alemanha na segunda guerra Mundial World canqueror 3 (Enero 2022).