Podcasts de historia

¿Los romanos se encontraron alguna vez con los vikingos?

¿Los romanos se encontraron alguna vez con los vikingos?

¿Exploraron los romanos Escandinavia en busca de una posible conquista? ¿O alguna vez se hizo comercio entre ellos?


La pregunta es ilógica porque no existía un vikingo en los días del Imperio Romano indiviso o del Imperio Romano Occidental.

Un vikingo se define como un pirata escandinavo o un asaltante marino durante el período de aproximadamente 795 a 1100 d.C. como máximo. Siempre es incorrecto escribir vikingo en mayúscula y usarlo como una palabra étnica en lugar de una palabra ocupacional. Por lo tanto, es imposible para los romanos occidentales antes del 476 d.C. encontrar vikingos, ya que ningún escandinavo realizó incursiones vikingas en territorios romanos hasta después de la caída del Imperio Romano occidental.

Pero los ciudadanos y súbditos romanos y los escandinavos se encontraban a veces.

  1. Por ejemplo, se han desenterrado artefactos romanos de los sitios de la época romana escandinava. Cada artefacto fue transportado a Escandinavia por etapas, pasando de un comerciante a otro, o bien fue transportado a Escandinavia en un largo viaje. En el último caso, o los escandinavos adquirieron artefactos romanos en territorio romano, encontrando así ciudadanos y súbditos romanos, o bien comerciantes y / o diplomáticos romanos los transportaron a Escandinavia, conociendo así a los escandinavos.

  2. Y hubo asaltantes marinos sajones que asaltaron la "costa sajona" de la Gran Bretaña romana y la Galia durante el imperio tardío. En aquellos días, los romanos usaban la palabra "sajón" para referirse no solo a los sajones, sino a otros pueblos germánicos del norte que asaltaban las tierras romanas por mar. Por tanto, es posible que algunos de esos "sajones" fueran anglos, jutos y otros escandinavos. Si hubiera algún escandinavo entre esos "sajones" que realizaban incursiones de tipo protomincado en tierras romanas, podrían haber usado la palabra "vikingo" para describir su ocupación.
    Por supuesto, los historiadores modernos no aprobarían el uso de la palabra "vikingo" para describir a esos asaltantes siglos antes de la era de los vikingos.

  3. Y como está escrito en la respuesta de andejons, las batallas romanas con los cimbrios pueden haber sido con inmigrantes de Escandinavia.

  4. Había muchos mercenarios germánicos en el ejército romano, y ALGUNOS de ellos PODRÍA han sido escandinavos.

  5. Radagaisus, un rey gótico, dirigió una horda de bárbaros en una invasión de Italia en 405-406 antes de ser derrotado por Flavius ​​Stilicho. Los invasores incluían alanos, suevos y vándalos. He leído que algunos de los bárbaros vinieron del lejano norte, y por eso es POSIBLE ese ALGUNOS de ellos nacieron en Escandinavia.

  6. Y considerando que hubo contactos entre romanos e indios y chinos, podría haber habido algunos contactos no registrados de varios tipos entre romanos y escandinavos.

Entonces la respuesta es vikingos no, escandinavos sí.


Supongo que no estás hablando de la mitad bizantina del Imperio Romano aquí. Esos lazos son bien conocidos.

Entonces, tomando la línea de asunto de su pregunta, sería imposible que los romanos de la mitad occidental del Imperio Romano se encontraran con los vikingos porque Roma cayó antes de que la etiqueta vikinga se aplicara generalmente a los escandinavos.

Tomando el texto de su pregunta, la respuesta con respecto al comercio es sí, pero principalmente a través de intermediarios.

Con respecto a la exploración seria de una invasión, no lo creo, pero no se puede probar algo negativo.


Dejando a un lado las preguntas sobre si los escandinavos durante los primeros siglos EC podían llamarse "vikingos", la respuesta es que los encontraron. Los cimbrios eran un pueblo que invadió Italia y luchó contra los romanos alrededor del año 100 a. C. Se dice que los cimbrios proceden de la península de Cimbria, identificada con Jylland en Dinamarca.

En cuanto a las invasiones romanas de Escandinavia, realmente no había forma de hacerlo, ya que podían y no controlarían la Germania continental después de la batalla del bosque de Teutoburgo.


No, no lo hicieron. Los romanos, sospecho, nunca llegaron tan al norte. Lo hicieron, sin embargo, trataron con godos similares.


El Imperio Romano, es decir, la mitad occidental del Imperio Romano, había caído / colapsado alrededor del 476 d.C. / EC, aproximadamente 325 años antes de que los primeros barcos vikingos zarparan de Escandinavia. Cuando los vikingos emergieron en el escenario histórico mundial, Roma, así como gran parte de la península italiana, dormían en "La Edad Media". Así que cronológicamente hablando, habría sido imposible que los romanos tuvieran algún tipo de encuentro con los vikingos escandinavos.

Geográficamente hablando, hasta donde sabemos, los romanos nunca viajaron hacia Escandinavia; la ciudad más al norte dentro del Imperio Romano fue Colonia en el noroeste de Alemania / Renania- (o si lo prefiere, York, en el norte de Inglaterra). El último vestigio arquitectónico romano en el norte de Europa es el Muro de Adriano, ubicado en el norte de Inglaterra (aunque también podría incluir el Muro de Antoinne en el sur de Escocia).

En resumen, los romanos, incluso durante los últimos años de su Imperio, probablemente no habrían sabido de la existencia de Escandinavia o sus pueblos indígenas y ciertamente no habrían conocido o encontrado a los vikingos.


Actividad vikinga en las islas británicas

Actividad vikinga en las islas británicas ocurrió durante la Alta Edad Media, del siglo VIII al XI, cuando los escandinavos viajaron a Gran Bretaña e Irlanda para establecerse, comerciar o hacer incursiones. Aquellos que vinieron a las Islas Británicas han sido generalmente referidos como vikingos, [1] [2] pero algunos eruditos debaten si el término Vikingo [a] representaba a todos los colonos nórdicos o solo a los que asaltaban. [4] [b]

Al comienzo del período medieval temprano, los reinos nórdicos en Escandinavia habían desarrollado vínculos comerciales que llegaban hasta el sur de Europa y el Mediterráneo, dándoles acceso a importaciones extranjeras como plata, oro, bronce y especias. Estos vínculos comerciales también se extendieron hacia el oeste en Irlanda y Gran Bretaña. [5] [6]

En la última década del siglo VIII, los invasores nórdicos saquearon una serie de monasterios cristianos ubicados en lo que ahora es el Reino Unido, comenzando en 793 con una redada en el monasterio costero de Lindisfarne en la costa noreste de Inglaterra. Al año siguiente saquearon la cercana Abadía de Monkwearmouth-Jarrow, y en 795 atacaron de nuevo, asaltando la Abadía de Iona en la costa oeste de Escocia. [7]


Antiguos invasores transformaron Gran Bretaña, pero no su ADN

ELLOS vinieron, vieron, conquistaron. Pero mientras los romanos, vikingos y normandos gobernaron Gran Bretaña durante muchos años, ninguno dejó sus tarjetas de visita genéticas en el ADN de la población caucásica continental actual. Ese es el mensaje del análisis más completo hasta ahora de la composición genética de la población británica blanca.

Los únicos invasores que dejaron un legado duradero son los anglosajones. Además de darnos el idioma inglés, los anglosajones, cuya afluencia comenzó alrededor del 450 d.C., representan del 10 al 40 por ciento del ADN de la mitad de los británicos de hoy en día.

El análisis también trae algunas sorpresas. No había una sola población celta fuera de las áreas dominadas por los anglosajones, sino una gran cantidad de poblaciones genéticamente distintas (ver mapa a continuación). Las firmas de ADN de las personas en los condados vecinos de Devon y Cornwall son más diferentes que entre el norte de Inglaterra y Escocia. Y también hay diferencias inesperadamente marcadas entre los habitantes del norte y sur del condado galés de Pembrokeshire.

Anuncio publicitario

El único aporte genético apreciable de los vikingos se encuentra en las islas Orkney, que fueron parte de Noruega durante 600 años. El ADN vikingo representa el 25 por ciento del ADN orcadiano actual.

& # 147La única aportación genética que tenían los vikingos en el Reino Unido está en Orkney, donde el 25 por ciento del ADN es vikingo & # 148

Los conocimientos provienen de un estudio de muestras de ADN donadas por 2039 personas caucásicas de todo el Reino Unido. Cada uno fue seleccionado porque sus cuatro abuelos nacieron a menos de 80 kilómetros el uno del otro, lo que permitió a los investigadores inferir el ADN de sus abuelos y luego vincularlo a una ubicación. Debido a que los abuelos nacieron en promedio en 1885, el análisis permitió una instantánea genética de la Gran Bretaña caucásica antes de las inmigraciones desde entonces. & # 8220Cualquier persona & # 8217s genoma es una muestra aleatoria de ADN de sus cuatro abuelos, por lo que & # 8217 es una forma de mirar atrás en el tiempo & # 8221, dice Peter Donnelly del Wellcome Trust Center for Human Genetics en Oxford, REINO UNIDO.

Para identificar las diferencias entre personas que tienen estructuras genéticas similares, el equipo de Donnelly & # 8217s buscó no solo alteraciones genéticas individuales, sino cómo las combinaciones comunes de esas alteraciones se heredaban en grandes trozos de cromosomas. & # 8220 Eso & # 8217 es mucho más rico que mirar cada diferencia genética individualmente & # 8221, dice Donnelly.

El equipo descubrió que los perfiles genéticos de los participantes formaban 17 grupos distintos. Cuando mapearon esta información según el lugar donde vivían los participantes, se sorprendieron al ver que los grupos se asignaban casi exactamente a la ubicación geográfica.

El grupo más grande representó la mitad de los participantes y ocupa casi todo el este y el sur de Inglaterra y la mayor parte de Midlands. Este resultó ser el legado genético de las invasiones anglosajonas. Aun así, al menos el 60 por ciento del ADN en el grupo había sobrevivido de migrantes anteriores (Naturaleza, DOI y colon 10.1038 / nature14230).

De hecho, los 17 grupos están dominados por el ADN de los colonos que llegaron antes de los anglosajones. Al comparar los grupos con genomas de la Europa continental actual, el equipo pudo reconstruir el patrón de migración general que tuvo lugar.

La primera oleada de llegadas cruzó por puentes terrestres, cuando el nivel del mar era tan bajo que Gran Bretaña se adhirió a lo que hoy es el norte de Alemania. Esta ola estuvo dominada por personas con genomas más similares a los habitantes actuales del norte de Alemania y Bélgica. Paralelamente, llegaban en barco migrantes de la costa oeste de Francia. Las huellas del ADN combinado de estos tres colonos pioneros forman la base de la composición genética de todos los británicos blancos.

Dada la importancia cultural de las invasiones romanas, vikingas y normandas, es sorprendente que no dejaran un legado genético mayor. Para los romanos y los normandos, eso puede deberse a que eran élites gobernantes que no se casaron con los nativos.

El mensaje general es que, a pesar de su gran impacto cultural, los principales invasores de Gran Bretaña no dejaron ningún sello genético de importancia. & # 8220Cuando estudias el pasado a través de la historia, la lingüística o la arqueología, aprendes sobre personas exitosas & # 8221, dice Donnelly. & # 8220La historia está escrita por los ganadores, por lo que gran parte de la información histórica actual proviene de un subconjunto relativamente pequeño de personas. La genética, por el contrario, es la historia de las masas. & # 8221

& # 147La historia la escriben los ganadores. La genética, por el contrario, es la historia de las masas & # 148

Corrección, 19 de marzo de 2015 y colon Cuando se publicó este artículo por primera vez, un detalle del mapa era incorrecto. Esto ha sido corregido.

Inmigración Gran Bretaña

¿Qué han hecho los romanos por nosotros?

Antes de la llegada de los romanos, Gran Bretaña era un grupo altamente balcanizado de enclaves tribales cultural y genéticamente aislados. A partir del 43 d.C., los romanos disolvieron muchas de estas barreras en lo que ahora es el sur y el este de Inglaterra, en parte mediante la construcción de carreteras. Esa misma área fue ocupada posteriormente por los anglosajones desde el 450 d.C. en adelante. Solo en el oeste y el norte de Gran Bretaña las tribus lograron mantener su aislamiento, incluido el aislamiento genético de los anglosajones.

¿Algunas regiones de Gran Bretaña son endogámicas?

No. Aunque algunos grupos son más distintos genéticamente, solo lo son sutilmente, con una gran cantidad de puntos en común entre todos los caucásicos británicos. Es más fácil que las diferencias se acumulen y permanezcan en poblaciones más pequeñas, dice Donnelly, mientras que se diluyen en grupos más grandes.

¿Hay implicaciones médicas de los hallazgos?

La identificación de diferencias genéticas regionales significa que cualquier variante regional inofensiva puede descartarse de las pruebas de detección de genes relacionados con la enfermedad. & # 8220 Hace que sea más fácil distinguir estas pistas falsas genéticas & # 8221, dice Donnelly.

¿Podría hacer una versión global de este estudio genético?

Los estudios sobre poblaciones más grandes pueden ser más fáciles ya que las personas serían más diferentes entre sí genéticamente que en un país pequeño como el Reino Unido. Pero el equipo dice que sería realmente interesante estudiar países individuales, y ya se está realizando un estudio similar en España.

Este artículo apareció impreso bajo el título & # 8220La invasión romana no dejó ningún legado genético & # 8221


Romanos en China: las legiones perdidas de Carrhae

Los romanos del siglo I a. C. fueron quizás los imperios de mayor crecimiento que existen. Aunque las guerras civiles de César y Pompeyo, y Octavio y Marco Antonio dominaron la escena, sucedieron muchas más cosas a su alrededor. En 53 a. C., un ejército romano al mando de Marco Licinio Craso, vencedor de Espartaco y el hombre más rico de Roma, intentó extender el poder romano a Partia, el actual Irán. Llegó hasta el actual Harran, en el sureste de Turquía, antes de que lo encontrara un ejército parto al mando de Surena.

Jinete parto. observe un arco tensado mientras el caballo está en medio del salto Los partos eran expertos en tiro con arco de caballos

Craso era un poco arrogante y avanzó, pensando que la victoria sería fácil contra estos bárbaros inferiores. Estaba tristemente equivocado, ya que los partos eran un ejército semiprofesional eficiente con los arqueros a caballo más elitistas que el mundo había visto en ese momento. En una matanza conocida como la batalla de Carrhae, los romanos perdieron casi todo su ejército y Craso murió. Los restantes 10.000 legionarios romanos fueron capturados.

Los partos tenían una práctica estándar de emplear soldados capturados como guardias fronterizos. Al transferir a los 10,000 legionarios a las fronteras orientales, impidieron cualquier posibilidad realista de escape para los romanos que probablemente simplemente hubieran aceptado su nuevo destino en la vida. El registro de los soldados se desvanece durante unos 17 años cuando la batalla de Zhizhi se libró cuando un ejército chino al mando de Chen Tang asaltó una ciudad fronteriza conocida hoy como Taraz, ubicada en Kazajstán cerca de la frontera con Kirguistán. Los historiadores chinos señalan que los defensores sostenían sus escudos en forma de "escamas de pez". La lucha por la ciudad fue intensa pero los chinos prevalecieron. Los chinos, bajo la dinastía Han en este punto, estaban cerca del apogeo de su poder, esta batalla representó su mayor expansión hacia el oeste y su victoria se logró en parte porque muchos de los lugareños desertaron a los chinos por miedo.

Los chinos quedaron tan impresionados por estos guerreros extranjeros que los llevaron a otra ciudad fronteriza, esta vez protegiendo la frontera entre China y el Tíbet, ya que las incursiones tibetanas no eran infrecuentes en esta época. En cualquier lugar de 100 a 1.000 o más soldados se establecieron en esta ciudad conocida por los chinos como Liqian / Li-Jien, que se pronuncia como "legión". Se sabía que estos hombres usaban herramientas como dispositivos de construcción de contrapeso de troncos de árboles y para reforzar el área en un fuerte cuadrado, un sitio común en el Mediterráneo pero bastante raro en Asia.

Parece que estos romanos vivían pacíficamente en Liqian, y 2,000 años después tenemos evidencia de ADN de que más del 50% de los aldeanos en la actualidad Liqian tienen ascendencia caucásica, incluidos ojos verdes y azules, mayor altura promedio y otras características distintivas como narices claramente romanas. La gente del pequeño pueblo es consciente de su ascendencia y está orgullosa de ella, celebra a los romanos y muestra un gran interés por los toros, un animal muy adorado por las legiones romanas.

El largo viaje de la (s) legión (es) romanas perdidas en Carrhae, una distancia de más de 3,000 millas (5,000 kilómetros) y casi 5,000 millas de la propia Roma.

Muchos historiadores modernos descartan absolutamente la historia de los legionarios en China como más un cuento de hadas que una verdad, aunque algunos historiadores prominentes todavía sostienen que esta secuencia de eventos es bastante posible e incluso la más probable de las teorías. El hecho de que sea un cuento difícil de creer no significa que sea falso. En todas las referencias de las fuentes asiáticas, los extranjeros parecen ser nada menos que los 10.000 legionarios capturados en Carrhae. La única laguna en el conocimiento es que los romanos se transfirieron del control de los partos al control de los mongoles mientras los mongoles controlaban la ciudad en la batalla de Zhizhi. Parece que los romanos fueron capturados y transportados nuevamente, o más probablemente fueron vendidos como mercenarios.

Testudo formación, podría ser fácilmente conocida por los chinos como una formación de escamas de pescado

Su formación de "escamas de pez" en la batalla es casi con certeza la conocida formación Testudo, y la práctica profesional apunta a soldados experimentados. Estos romanos se habrían tenido el uno al otro como compañía durante todos estos años, por lo que es comprensible pensar que tenían una disciplina sobresaliente y mantuvieron su entrenamiento, lo que los llevaría a tener una presentación tan impresionante en Zhizhi que los chinos los usaron para proteger a los suyos. territorio.

Los descendientes modernos de los romanos son una prueba decente de la presencia de los romanos, pero son posibles otras dos teorías. La ciudad de Liqian estaba cerca de la multicultural Ruta de la Seda, por lo que el ADN caucásico podría provenir de los viajeros a lo largo de la ruta. La otra posibilidad es que los soldados en la batalla y los colonos de la ciudad china fueran en realidad descendientes del ejército de Alejandro el Grande, aunque esto parece aún más improbable ya que los eventos están a varias generaciones de las campañas de Alejandro y el ejército en Zhizhi claramente estaba luchando en de una manera profesional y occidental.

La única evidencia restante necesaria para autenticar la historia serían las monedas romanas u otros artefactos en Liqian. Si la historia es cierta, es una historia asombrosa de trágica pérdida seguida de estricto apego a la soldadesca profesional. Para cuando se establecieran en Liqian, estos soldados tendrían entre cuarenta y cincuenta años y estarían ansiosos por jubilarse. Según el ADN de sus descendientes, parece que no fueron objeto de muchas redadas tibetanas, o tal vez fueron puestos a prueba nuevamente y finalmente se mantuvieron firmes.


Asentamientos vikingos en Noruega y Escandinavia

En toda Escandinavia, los asentamientos eran típicamente pequeñas comunidades agrícolas que albergaban solo una o un puñado de familias. El poder estaba lejos de estar centralizado, sino que dependía de un cacique local y de las alianzas que haría a lo largo de la costa.

El museo vikingo de Lofor en las islas Lofoten de Noruega tiene mucha información excelente sobre el papel de un cacique. El museo continúa diciendo que el cacique tendría que ser generoso con su riqueza para ganar apoyo.

La aldea vikinga de Avaldsnes, en el oeste de Noruega.

& # 8220 Podemos asumir que la sociedad estaba organizada en una especie de sistema de redistribución. Esto implicaría que el cacique recaudara impuestos a la gente a cambio de protección, el desarrollo de infraestructura y la organización de otros negocios comunes. De esta manera, el cacique desarrolló su poder, alianzas y riqueza. & # 8221

Las familias vikingas vivían en casas comunales, un edificio dividido en secciones con un fuego en su corazón. Los bancos que rodean el fuego tendrían un doble propósito como asientos durante el día y camas durante la noche. Normalmente, el edificio se compartiría con el ganado y se utilizaría para almacenar todo tipo de mercancías.

Algunos de los asentamientos más conocidos de Noruega incluyen Borg, hogar del museo Lofotr, y Avaldsnes. Este último, cerca de Haugesund, se encontraba en una ruta de envío de importancia estratégica. Vale la pena visitar el pueblo vikingo de Avaldsnes.

Mientras tanto, Ribe de Dinamarca es la ciudad existente más antigua de toda Escandinavia. Fundada en la primera década del siglo VIII, Ribe floreció como centro comercial.


Ver adónde viajaron los vikingos

Los vikingos se han ganado la reputación de ser guerreros sedientos de sangre, pero también eran comerciantes que habían viajado mucho. En este mapa interactivo puede ver adónde viajaron los vikingos y cómo comerciaron y asaltaron.

Haga clic en el mapa de arriba para obtener más información.

Las velas permitieron a los vikingos viajar a lo largo y ancho

Un gran trozo de tela cambió la historia europea para siempre y transformó a los escandinavos en nórdicos muy viajados. Sails hizo posible que los vikingos entraran en el mundo del comercio y la guerra.

Los vikingos probablemente navegaron por observaciones de:

  • Estrellas, sol y luna
  • Puntos de referencia conocidos
  • Relatos de viaje contemporáneos contados a través de rimas e historias.
  • Avifauna y presencia de ballenas
  • Sus sentidos
  • El clima de camino a su destino.

Los daneses, noruegos y suecos de esa época, alrededor del 700 al 1050 d.C., también viajaban por mar. Sabemos esto porque se sabe que las personas de la Edad del Hierro que viven en Suecia han navegado por los ríos rusos. Pero las velas significaban que podían viajar más rápido y cubrir distancias más largas, incluso en alta mar.

"La gente de la época vikinga conocía las velas, al menos desde el nacimiento de Cristo, porque tenían contacto con los romanos que tenían velas en sus barcos". Pero no es hasta alrededor del siglo VII y VIII que vemos la vela introducida en Escandinavia ", dice el Dr. Morten Ravn, arqueólogo y curador del Museo de Barcos Vikingos en Roskilde, Dinamarca.

"No sabemos por qué no tenían velas antes, tal vez simplemente optaron por no usarlas", dice Ravn, quien cree que los escandinavos deben haber sabido sobre el uso de velas en el siglo VII.

Con la vela comenzó un período histórico en el que los nórdicos llegaron hasta el mar Caspio, Gibraltar, Islandia, Groenlandia y América.

Falta la historia de la navegación nórdica

Según Ravn, los investigadores saben poco sobre el uso de velas y actividades marítimas en la región nórdica entre los siglos IV y VIII. Lo único que sabemos sobre la historia de los barcos en Dinamarca durante este período se basa en un barco encontrado en un pantano en Nydam, en el sur de Dinamarca, en 1863.

“No sabemos qué sucedía entre la época de la sociedad Nydam y los barcos rsquos y los barcos de los siglos III y IV d.C. que eran propulsados ​​exclusivamente por remos, y el siglo VII, donde comenzamos a encontrar representaciones pictóricas de barcos. No podemos descartar que en algún momento nos encontremos con un barco del año 500 d.C., pero ahora mismo es una de las grandes preguntas de arqueología y rsquos '', comenta.

El barco Nydam tiene 23 metros de largo y 3,5 metros de ancho. Está construido con clinker, una técnica en la que los bordes de los tablones del casco se superponen y los tablones se unen de un extremo a otro en una traca. Este fue desarrollado en el norte de Europa y utilizado con éxito por los escandinavos, y representa un paso en la evolución en la construcción naval entre los barcos de tablones cosidos y los nuevos barcos vikingos.

Durante la era vikinga, desarrollaron diferentes tipos de barcos para diferentes propósitos, ya sea para la tripulación, la comida o la mercancía.

Algunos barcos se construyeron para navegar a lo largo de costas y ríos, mientras que los barcos que iban a Inglaterra, Islandia, Groenlandia y Estados Unidos probablemente eran grandes barcos transoceánicos que podían transportar hasta 80 personas o una gran cantidad de carga.

Comercio, comercio e incursiones

Los barcos vikingos tuvieron que transportar a muchos hombres en sus grandes conquistas, como las incursiones en Inglaterra.

Pero la reputación de los vikingos en la cultura popular como hombres salvajes y sedientos de sangre es demasiado simplista.

Las personas que vivían en la era vikinga eran agricultores, pero también se aventuraban a viajar como vikingos y buscar riquezas. En sus viajes, comerciaban con los lugareños, pero también asaltaban, saqueaban y se llevaban esclavos a casa. Un día serían comerciantes pacíficos, al día siguiente piratas brutales.

“Tener remos en los barcos significaba que podían entrar en un país rápidamente y también hacer una escapada rápida, incluso en condiciones de navegación desfavorables. Las características esenciales para lo que ahora llamamos un 'ataque de golpe y ejecución' '', dice Ravn.

Hoy en día, sabemos de los viajes vikingos por hallazgos arqueológicos, como tumbas y asentamientos, donde se encuentran reliquias de mercancías vikingas.

Monjes, árabes y escritores medievales hablaron sobre los viajes de los vikingos.

Las fuentes escritas indican que los vikingos viajaron, comerciaron y asaltaron en la mayor parte de Europa.

Los anales del monasterio franciscano de San Bertin en el 841 d.C. describen cómo los vikingos daneses navegaron desde el Mar del Norte y entraron en el Canal de la Mancha para atacar Rouen, una ciudad en Normandía, en el norte de Francia. Los escribas cuentan cómo los vikingos se enfurecieron y saquearon, usaron espadas y fuego, destruyeron la ciudad, mataron y esclavizaron a monjes y otros habitantes, devastaron todos los monasterios y asentamientos a lo largo del Sena o los dejaron aterrorizados después de tomar su dinero como soborno.

Las sagas islandesas escritas en la Edad Media son otro ejemplo, y quizás los relatos escritos más famosos de los viajes vikingos. Uno cuenta la historia del rey noruego Harald Hardrada y sus viajes a Miklag & Aringrd (la actual Estambul). Entró en servicio como guardaespaldas del Emperador y regresó a Noruega como un hombre rico.

Los vikingos pueden haber estado en muchos otros lugares.

Si bien los investigadores tienen mucha evidencia del hecho de que los escandinavos viajaban mucho, es posible que hayan llegado a muchos otros destinos que hasta ahora no están documentados.

Los investigadores saben que navegaron a lo largo de la península española y se adentraron en el Mediterráneo, por lo que es posible que continuaran hasta la costa occidental de África.

Los vikingos también pudieron haber estado en otros lugares a lo largo de la costa de América del Norte además de L & # 39Anse aux Meadow en Terranova, donde los arqueólogos Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad encontraron los restos de un asentamiento vikingo en 1960.


¿Llegaron los vikingos (& # 038 romanos?) A Sudamérica?

[Aunque no he escrito ni hablado sobre este tema antes, he hecho mi propia investigación y creo que es muy posible que los blancos de Europa hayan llegado a América del Sur. En particular, estaba buscando posibles pruebas de que los romanos llegaron tan lejos como Brasil, y podría ser muy posible.

Esto se vuelve muy importante, porque si los blancos pudieran viajar a otros continentes hace miles de años, entonces podrían incluso ser responsables de las civilizaciones que se crearon allí. Creo que es posible que la mayoría, si no todas, las civilizaciones hayan sido creadas por blancos. Es algo en lo que me adentraré a medida que pase el tiempo. Este es un tema de gran interés para mí.

En tiempos más recientes, me he encontrado con opiniones expresadas por científicos de que & # 8220humanos & # 8221 han estado construyendo barcos durante al menos 40-50.000 años y que & # 8220humanos & # 8221 pudieron cruzar océanos con relativa facilidad. Existe una gran cantidad de evidencia científica circunstancial para ello. Curiosamente, la Edad de Hielo puede haber ayudado a ocultar la evidencia. Los científicos han estado buscando los barcos que se construyeron hace decenas de miles de años y es probable que estén bajo el agua porque las líneas costeras estaban más lejos del mar durante la Edad del Hielo.

Por lo tanto, mi línea de pensamiento puede estar cerca de la marca.

Aquí hay algo interesante de National Vanguard sobre los vikingos que llegan a América del Sur. ¡Pero creo que pueden haber sido precedidos incluso por otros blancos! Ene]

Jacques de Mahieu, nacido en Marsella en 1908, sirvió en un destacamento de artillería francés durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, para evitar la persecución por sus puntos de vista nacionalistas, se fue de Francia a Argentina, donde enseñó ciencias sociales y fundó el Instituto de Ciencias Humanas. La mayor parte de sus últimos años se dedicó a investigar la posibilidad de que los vikingos fueran los padres fundadores de los reinos prehistóricos de América del Sur. Ha escrito varios libros sobre este tema, uno de los cuales, Drakkars sur L'Amazone, ha sido publicado por Editions Copernic, 11 rue Sainte-Felicite, 75015 París, Francia.

CUANDO LOS EUROPEOS aterrizaron en el continente americano hace unos 500 años, se sorprendieron enormemente al encontrarse con indios blancos. Hubo innumerables testigos de estos eventos: conquistadores, marineros, exploradores, viajeros y, más recientemente, ingenieros del departamento de carreteras de Brasil que trabajaban en la autopista trans-amazónica. Todos informaron su asombro de que desde Alaska hasta Tierra del Fuego, en zonas donde en tiempos históricos no podía haber mezcla con blancos, hombres de piel blanca, muchas veces de cabello rubio y ojos azules, vivían en medio de tribus de origen mongol. .

De ello se deduce que la América precolombina contenía personas pertenecientes a la raza blanca. Los nativos no tenían ninguna duda al respecto. Los cronistas de la época de la conquista (españoles, mestizos e indios hispanizados) han descrito tradiciones indígenas centradas en dioses blancos portadores de cultura. Se supone que estos dioses cruzaron el mar desde el este y luego regresaron, no sin antes anunciar que algún día regresarían. Tales cuentos no son el producto de una fantasía salvaje. En 1925, los arqueólogos Tello y Lothrop descubrieron en cuevas preincaicas en la península de Paracas en Perú aproximadamente 700 momias, muchas de las cuales mostraban cabello rubio y rasgos raciales nórdicos similares.

¿Quiénes eran los dioses blancos?

En lo que respecta a América del Norte, el enigma del origen de los dioses blancos es fácil de resolver, al menos teóricamente. Desde principios del siglo XI al XIV, Noruega tuvo importantes asentamientos en Vinland, que incluía parte de Nueva Inglaterra. Como también nos dicen las Sagas, los irlandeses apoyaron colonias florecientes más al este y al sur en Huitramannaland (tierra de los hombres blancos). ¿Pero en Centroamérica y Sudamérica? Incluso las hipótesis más fantásticas no han faltado. Se ha afirmado que se han encontrado rastros de fenicios, hebreos, griegos, romanos, cretenses, egipcios e incluso cromañones en México, Perú y Brasil. Nunca se ha probado mucho con estas diversas teorías, pero nada debe excluirse. Parece que el mundo entero estaba buscando un continente antes de la época de Colón, un continente que al menos desde el comienzo de la historia registrada era completamente conocido, como confirman muchos mapas europeos. Para ser más precisos, tenemos una fecha exacta para el desembarco de los Blancos en Pánuco, México. Era el 967 d.C. Este fue el año, inscrito en la piedra de Chichén-Itzá, de la llegada de Quetzalcóatl, el héroe cultural de la prehistoria de México. ¿Qué pueblo nórdico tenía barcos oceánicos en esa época? La respuesta nos proporciona una hipótesis de trabajo útil.

Un estudio de libros que consumió veinte años de nuestro tiempo antes de publicar una sola línea nos brindó una base sólida para nuestra investigación intensiva. Las tradiciones de los nativos han transmitido cuatro nombres de los portadores de cultura más importantes y los cuatro son de origen escandinavo: Ullman (el hombre Ull, dios de la caza en la mitología alemana), en México llamado Quetzalcoatl Naymlap en Ecuador (perversión india de Heimlap, un "pedazo de la patria" en nórdico, el antiguo habla danés-noruego) Votan o Wotan en la lengua de los mayas y chiumes Huiracocha (los quichuas pronuncian este Huir ’kosch) en Perú (del nórdico huitr, Blanco y godo, Dios)…

En 1840, el abad Brasseur de Bourbourg declaró que unas 300 palabras del idioma quiché-maya se habían derivado de raíces danesas, alemanas, anglosajonas, gaélicas y latinas. En 1870, Vicente Fidel López encontró en el idioma quichua más de mil palabras raíz indoeuropeas que tenían formas evidentes germánicas o latinas. Por nuestra parte sostenemos que todos los títulos personales del reino Inca eran nórdicos: ayar, as the four founders of the empire were named, came from jarl, the war leader inca (o inga as the chroniclers described it) from En g, one of the Nordic suffixes for family origin auki, the title borne by the sons of the Incas until their marriage, deriving from auki, offspring kapak, title of the emperor, from kappi, brave man, hero, conqueror, knight scyri, title of the kings of Quito (Ecuador), from the comparative of skirri, sky, shining, bright, pure. As for the mythology of the Mexicans and Peruvians, it appears to be a poor copy of Scandinavian. Moreover, how shall we doubt the Nordic origin of the sauna, the use of which was very common in both the Yucatan and Anahuac?

On the basis of the Spanish chronicles, we were able to establish in the course of our research that it was Vikings from Schleswig who civilized Mexico and later, at the beginning of the 11th century, founded the state of Tiahuanacu, which stretches from present-day Colombia (where the highland of Bogota is still called Cundimanarca, a slight transformation of Kondanemarka, the royal Danish mark) south to Valparaiso in Chile. About 1290 the Scandinavians were attacked and beaten by tribes of Araukaner Indians near Coquimbo. Some of the survivors managed to make it to the sea in rafts and eventually reached the Pacific islands. Others withdrew to the mountains of Apurimac, where ten years later under the command of Manko Kapak (man kon, the kingly man, in Norse), marched on Cuzco and founded there the state of the Incas, that is, the state of the “descendants.” Others fled back into the tropical forests near the equator east of the Andes. In Paraguay, the presence of White Indians has been known since the Spanish conquest. These “Indians” preferred to burn their settlements in 1628 and become nomads rather than accept the conditions of semi-slavery offered them by the Jesuit missionaries. A few hundred of them still live in the Caaguazu and Amambay mountains. They are the Guayaki, a word in the Quichua language which means “the Whites of the plain.”

We were able to carry out a series of anthropological investigations of some of the Guayakis, thanks to the cooperation of the Paraguayan military forces. The results left no doubt. We found a degenerate population of Aryans of Nordic race mixed with local Guarani Indians, all of them illiterate, who drew “tribal symbols” for us which had the appearance of runes. At their direction and with a little luck we managed to excavate in a long-abandoned village an urn full of ceramic fragments ornamented with runes and Nordic symbols. Now we had tangible proof. Some of the designs resembled parts of the Scandinavian wall tapestry of Overhogald with its llamas. A depiction of a monk of Tiahuanacu reminded us, apart from its style, of the apostle in the Amiens Cathedral. There were also similarities to the map of Martin Waldseemuller, which in 1509, before Balboa had reached the Pacific coast of America, accurately sketched the outline of South America.

Inscriptions and Memorials

Later our discoveries multiplied. On a trail leading from Tiahuanacu to the Atlantic we found a Viking station in the neighborhood of Villarica, Paraguay, that contained an amazing Odin portrait, a tree of life, a world snake and various clearly legible runic inscriptions. On one we read dothhof om vrith rimi (cemetery by the storm-swept mountains). Next we discovered in the north of eastern Paraguay open rock caves, whose walls were covered with many half-faded runic inscriptions of different time periods. Our runologist, Hermann Munk, translated sixty-one of them. Here is a sample: uik uina klok luth thiate kle auf (war has come to Klok, praise to you … Father on high). On the peak of Itaguambype (Mason mountain) in the same locality, we found ruins of a fortified place, which measured 300 meters on its longest side, and boasted a stonewall 10 meters high and 3 meters thick. Some 160 km southwest, we came upon the walls of an important pre-Columbian settlement near the village of Tacuati In a ruined temple of 29 by 10 meters we found two runic inscriptions and a drawing of Odin on horseback. Not far from the village a small stream cascaded over a stone which bore the visible inscription, toth log (peaceful brook).

In the Brazilian state of Piaui, we explored the Seven Cities, a place with statues of human figures of European appearance and many runic inscriptions. One of the latter contained the words skea akma an matsis (“the intelligent bearded men in their residence on the plain”). To the south of Rio de Janeiro Hermann Munk deciphered an already known but still unriddled inscription in the Nordic helmet of a large figure of Aryan appearance. En hinli fill eikthils sithil esk kius means “near this rock are many oak planks for ships on the beaches of coarse sand.” Rio at that time must have been a stronghold where Viking ships put in for necessary repairs on their voyages between the ports of the Amazon and the island of Santa Catarina.

It should be pointed out that the deciphered and translated inscriptions were rarely in the classical Norse. Most were a mixture of Norse and Old Low German, especially the German typical of Schleswig in the Middle Ages.

In this article we have only been able to offer a few proofs of the presence of Vikings in pre-Columbian South America. But they leave little room for skepticism. Between 1305 and 1457, the years our inscriptions are dated, there were men in present-day Brazil and Paraguay who spoke a Schleswig dialect and wrote in runic signs. Unfortunately, it is not possible in this space to condense the contents of my five books on this subject. As we said, we have only been able to provide a few specific examples of our discoveries. It has taken thirty years of research to progress from a working hypothesis to a theory and finally to a thesis. Today the Viking kingdom of Tiahuanacu is history.

The above article, originally in French, was translated from the German rendition in Nation Europa, a conservative West German monthly.


Did the Vikings Discover America?

Did the Vikings discover America? It’s a question that requires some unpacking. To begin with, there’s the problem of the Eurocentric perspective of the word descubrir, which looks at the encounter with the New World from the vantage point of guys on ships and ignores the fact that indigenous people had long been calling it home. In that sense, America was probably discovered by hunters from Asia, who historians believe made their way to Alaska either on foot from Siberia via a land bridge across the Bering Strait during the last ice age or came by boat and continued southward along the coastline. In either case, these people arrived 13,000–35,000 years ago—so long ago that their descendants are considered the continent’s indigenous peoples, Native Americans.

Rephrasing the question, we can ask instead whether the Vikings were the first non-Native Americans to encounter America. The answer to that question, however, hinges on what we mean by America. If we are referring to America broadly—meaning North and South America—there is a possibility that Polynesians got there first. Genetic analysis of the sweet potato, which is native to America, has led scientists to conclude that Polynesian explorers had an early encounter with South America and took the sweet potato with them to Southeast Asia and the Pacific Islands. Scholars are convinced that this exchange took place before the time of Christopher Columbus, but they do not know whether it preceded the visits to North America by the Vikings.

Asking whether the Vikings were the first Europeans to encounter America sets the stage for the Vikings-versus-Columbus debate, but first the legendary voyage of St. Brendan has to be reckoned with. According to the epic “Voyage of St. Brendan the Abbot” (recorded in Latin prose sometime between the mid-8th and early 10th century as Navigatio Sancti Brendani Abbatis), in the 6th century Brendan, a peripatetic Irish monk, and some of his brethren sojourned west across theAtlantic Ocean in a bowl-shaped boat known as a curragh (coracle). It has been argued that Brendan reached North America, and a modern experiment proved that it is possible to make a transatlantic crossing in a curragh, but there is no archaeological evidence of an early Irish visit to North America.

So it still comes down to Columbus and the Vikings. History tells us that in 1492, while leading a Spanish-sponsored three-ship flotilla in search of a shorter route to Asia, Italian navigator Christopher Columbus happened upon America in the form of Guanahani (probably San Salvador Island, though maybe another Bahamian island or the Turks and Caicos Islands). Another Italian navigator, John Cabot, sailing for England, made his way to Canada about this time, but not until 1497, after Columbus. As a result, Columbus was nearly universally declared the “discoverer” of America.

Standing in opposition to that claim, however, were the accounts of Viking journeys to a place called Vinland that appeared in a pair of medieval Norse sagas (heroic prose poems). De acuerdo con la Grænlendinga saga (“Saga of the Greenlanders”), Bjarni Herjólfsson became the first European to sight mainland North America when his Greenland-bound ship was blown westward off course about 985. Further, about 1000, Leif Eriksson, son of Erik the Red, is reported to have led an expedition in search of the land sighted by Bjarni and to have found an icy barren land he called Helluland (“Land of Flat Rocks”) before eventually traveling south and finding Vinland (“Land of Wine”). Later, following a pair of expeditions undertaken by Leif’s brothers, Thorfinn Karlsefni, an Icelandic trader, led another expedition to Vinland, where it stayed for three years. En Eiríks saga rauða (“Erik the Red’s Saga”), Leif is the accidental discoverer of Vinland, and Thorfinn and his wife, Gudrid, are credited with all subsequent explorations.

These narratives of exploration of a place that sounded like Maine, Rhode Island, or Atlantic Canada were thought to be just stories, like “Voyage of St. Brendan the Abbot,” until 1960, when Helge Ingstad, a Danish explorer, and his wife, archaeologist Anne Stine Ingstad, were led by a local man to a site on the northern tip of Newfoundland island. There, at L’Anse aux Meadows, they discovered the remains of a Viking encampment that they were able to date to the year 1000. These dramatic archaeological discoveries proved not only that the Vikings had indeed explored America some 500 years before Columbus’s arrival but also that they had traveled farther south to areas where grapes grew, to Vinland. The Vikings had indeed visited North America, and if they did not “discover” America in the strict sense of the word, they certainly got there before Columbus did.


Greek origins

The word "barbarian" is derived from the ancient Greek word &betaά&rho&betaά&rho&omicron&sigmaf which was used 3,200 years ago when a civilization that modern-day scholars called "Mycenaean" ruled much of Greece, writes Juan Luis Garcia Alonso, a Classics professor at the University of Salamanca, in a paper published in the book "Identity(ies): A multicultural and multidisciplinary approach" (Coimbra University Press, 2017).

The word was written on clay tablets found at Pylos, a large Mycenaean city on the Greek mainland. "In the Pylos clay tablet collection we do find the word simply applied, apparently, to people from out of town," wrote Alonso.

A number of scholars have argued that the "bar-bar" in the word "barbarian" may be an attempt to imitate a stammering voice which, presumably, some non-Greek speakers might sound like to someone who speaks Greek.

By "the archaic period [2,700 years ago] there is no doubt that one of the major meanings of the word was linguistic: the Barbarians were those who did not speak Greek," writes Konstantinos Vlassopoulos, a professor of history and archaeology at the University of Crete, in his book "Greeks and the Barbarians" (Cambridge University Press, 2013).

Non-Greek speaking people could be friendly or hostile. The Persians who invaded Greece were referred to as "barbarians" in Herodotus' (lived fifth century B.C.) description of their battle against a Spartan led force at Thermopylae.

Vlassopoulos notes that the ancient Greeks sometimes used the word in a confusing and contradictory fashion. One problem they had is that there was no agreement among the ancient Greeks as to who spoke Greek and who didn't, at least up until around the time of Alexander the Great. There "existed a variety of local and regional dialects, which were mutually comprehensible to a larger or smaller degree," writes Vlassopoulos.


Vikings of York

Ragnar Lothbrok, Erik Bloodaxe and Harald Hardrada are a trio of legendary Viking warriors. Towards the end of their careers, each man sailed his longships upriver to Jorvik, or York. Not one of them survived to make the journey home.

The first to die was Ragnar Lothbrok (or Shaggy Breeches). The verdict is still out on whether there really was a historical Ragnar, but the lurid account of his death was enough to put York on the map as far as the Viking Sagas were concerned.

Ragnar’s time was up when he was shipwrecked off the Yorkshire coast and fell into the hands of King Aella of Northumbria. Aella was a full-blooded historical figure whose rule of northern England was attested by the Anglo-Saxon Chronicles. But he ruled a kingdom that was politically unstable: for several generations, it had suffered from Viking raids, starting back in 793 when the longships swooped down on Holy Island (Lindisfarne) the spiritual powerhouse of Northumbria.

So the king was in no mood to offer hospitality to any stranded Vikings and when Ragnar refused to give his name, Aella threw him into that most unlikely of Yorkshire settings – a pit full of snakes. If we can believe the sagas, this wasn’t Ragnar’s first encounter with a serpent either. Stories have him fighting a dragon as a young man, and surviving only because he boiled his clothing in pitch beforehand. How lucky then that he was still wearing the same protective clothing and King Aelle’s snakes proved powerless against him! But the magic left as soon as Ragnar was stripped of his clothes and the snakes crowded in for the kill. With the venom entering his bloodstream, the dying man then made a terrifying prophecy – that his sons would descend on York to avenge their father’s death.


19th century artist’s impression of the execution of Ragnar Lodbrok

If the saga version of Ragnar’s death is fiction, then the Viking capture of York is undisputed fact. English sources identify an Ingwar as a leader of the “Great Heathen Army”, but it’s the sagas that take us that tantalising step back to Ragnar himself by identifying this Ingwar as one of the sons of Hairy Breeches himself – Ivar the Boneless.

York fell to the Vikings in 866 and King Aella himself died six months later in an unsuccessful attempt to retake the city. The Saga tradition, however, begs to differ and has the Northumbrian King taken alive for the son of Ragnar to torture him to the Viking version of death by a thousand cuts. According to historian Roberta Frank, however, the notorious “blood eagle” is actually a sensationalist misreading of Viking poems gloating on the birds of prey picking over the defeated Aella’s corpse.

In the end, how King Aella died is irrelevant. With the native line of kings gone, the family of Ingwar/Ivar the Boneless ruled York for the next half-century until they too were supplanted by a new King arrived from Scandinavia.


Coin of Erik Bloodaxe

This was Erik Bloodaxe, who had earned his moniker from the ruthless elimination of the four brothers who stood between him and the throne of Norway. The political turmoil in Norway eventually forced Erik to find a new kingdom overseas. Not all historians are convinced that Erik actually washed up in York and, such is the paucity of the sources, it is more than possible that the king of that name striking coins in the 940s was someone other than Bloodaxe. The Sagas, however, were in no doubt and immortalised him sitting in his royal hall in a rain-soaked Jorvik with his wife, the equally ruthless Queen Gunnhild, at his side.

Erik did not have a peaceful time in York. The displaced Ivarrsons were never far away and both Scandinavian rivals were now under threat from a third challenger coming up from the south.

King Eadred, grandson of Alfred the Great, was close enough to cast a long shadow over Northumbria itself. Erik was an obstacle to the unification of England and when he fell victim to the snake pit of Northumbrian politics – ambushed and killed by local rivals in the Pennines in 954 – King Eadred locked the kingdom of York into the new kingdom of England.

A century later, that achievement came under threat. It was exactly 200 years since the fall of York to the Vikings. The year – of course – was 1066.

The city now boasted 15,000 souls, making it the second biggest in England, but that was never going to overawe the next Norwegian King to come to York: the giant and indisputably historical Harald Sigurdsson. In his youth, he had seen the glories of Constantinople, the New Rome. There Harald learned his trade as an officer in the elite Varangian Guard, with the ageing Empress Zoe as one of the female admirers of his oversized physical charms.

Back in Norway, he claimed the throne in 1046 and then spent the next two decades justifying his nickname of Hardrada, or Hard Ruler, of the Norwegians.

When the English throne fell vacant with the death of the childless Edward the Confessor in January 1066, Hardrada was inevitably one of the hard men making a bid for the crown.

Harald – the “thunderbolt of the North” – arrived in the Humber estuary with 300 ships in September 1066. He was planning to take advantage of the uncertain loyalties of the northern elite: an elite who, just twelve months earlier, had been threatening to secede from the English kingdom again. Their beef was with their earl, Tostig Godwinson and the threat to withdraw their loyalty to the crown had been serious enough for Tostig’s most powerful ally to withdraw his support: his own brother Harold, Earl of Wessex.

A few weeks later, Tostig watched from exile as his brother was elected as King Harold II. Licking his wounds, he withdrew to Norway, but now he was back – joined with Hardrada in the invasion of England and the overthrow of his own brother.

As always, control of York was the key to controlling the north. The invasion started well, with the Norwegians defeating the local forces at Fulford on 20 September 1066. The city prepared to submit, and hostages were gathered from across the shire, to be handed over five days later at the traditional assembly point of Stamford Bridge. But instead of hostages, the Norwegians relaxing in the sun were greeted with the cloud of dust that heralded the arrival of a second English army, force-marched up from the south. The day ended with Harold Godwinson fulfilling his promise to give his Norwegian namesake six feet of English ground and no more.

Any chance of reviving the Viking kingdom of York died with Hardrada that September day. He was the last of the great Vikings to come to York.

Tours of historic York
For more information concerning tours of tours of historic York, please follow this link.


Ver el vídeo: Vikings Floky wants to be Muslim (Noviembre 2021).